Can translation professionals really achieve true international mobility?

Hoy os traemos un artículo de Louise Taylor. Disfrutad.

We hear a great deal about the freedom that the modern world offers, with freelance working and technological advances opening up the possibility of enjoying the nomadic lifestyle while still having a flourishing career. But before you pack your sun-cream and book those plane tickets, it might be worth doing a bit of research online to find out how truly mobile we are when it comes to living and working overseas.

Professional translation is a career that naturally lends itself to the idea of working overseas. Fluency in two or more languages can certainly open doors and make the transition to a new country much more smooth. From chatting to the locals about the best natural swimming spots to uncovering hidden gastronomic gems too tiny to make it onto the likes of TripAdvisor, speaking the local language will allow you to experience international travel in a way that monolinguals rarely can.

However, there’s a big difference between enjoying travelling and achieving true international mobility, where you’re not tied to any particular country and free to take off at will for foreign shores. Sadly, we live in a world driven by bureaucracy and paperwork can present a huge barrier to mobility. Whether its visa requirements or residency paperwork, national and local officials in many countries seem to delight in putting would-be free spirits through the wringer when it comes to having the right stamps on the right bits of paper. Not many of those who dream of flitting their way around the world picture queuing inside poorly air-conditioned government buildings for hours on end, but this can be the sad reality in many cases.

Fiscal matters present another barrier to true freedom of mobility. Regardless of where you travel and with what frequency, you have to be a tax resident somewhere. That means complying with local filing requirements and deadlines, no matter where you may be working from or which country your clients are in. In fact, cross border working can be a financial minefield, particularly when it comes to matters like sales tax and social security payments. A good accountant can be a real help, but truly international financial support services are hard to find. Many accountants specialise in their own country’s taxation laws, not those of two or more countries.

While all this may sound somewhat negative, it is sadly realistic. To have a professional career means paying taxes, which means paperwork and deadlines. For those who work freelance, the burden falls on them as individuals to sort these things out. In the same vein, to head overseas in order to work and/or live means satisfying certain visa and residency requirements.

That’s not to say that the nomadic lifestyle is impossible. Not at all. It’s just that it involves rather more research and planning than the dream of sipping cocktails while sunning oneself in a hammock brings to mind, if everything is to be done properly. It’s worth doing much of this research upfront before you set off. After all, why spend hot afternoons paying to sit in crowded internet cafés when you could sort out many of the details from home before you leave?

Real international mobility is a wonderful dream and it’s true that technology has brought us much closer to achieving it. Those who provide translation services are well positioned to pursue that dream. Their linguistic expertise puts them ahead of many would-be globetrotters in terms of the experiences they can look forward to. While paperwork requirements and fiscal matters will no doubt consume a fair amount of time for those planning to work their way around the world, they shouldn’t prove to be an insurmountable barrier. We might not have achieved true international mobility yet, but we’re certainly getting closer.

Louise Taylor is the content writer of the Tomedes Blog.
Tomedes is a provider of professional translation services for business customers and individual clients.

Do you need to translate your documents for your international mobility?

Get an instant quote for your sworn translations

Trabajar en el extranjero: Isla Mauricio

Empezamos a escribir sobre trabajar en el extranjero a principios de 2016 y hemos decidido seguir. Arriesgándonos. Ya os hemos contado todo lo que necesitabais saber para trabajar en Irlanda, Reino Unido, Canadá, Estados Unidos, Australia… Países muy conocidos y destino de muchas de las personas que salen de nuestro país. Sin embargo, hay muchísimos más destinos e infinidad de oportunidades en el mundo. También en los lugares más insospechados. Un ejemplo: Isla Mauricio. Si queréis saber más sobre este destino, así como todo lo que necesitáis saber para trabajar allí, os lo contamos en este artículo.

trabajar en el extranjero

Trabajar en el extranjero, ¿por qué Isla Mauricio?

Isla Mauricio es un destino ideal para aquellos que, además de desarrollar su carrera profesional, quieren tener la experiencia real de interculturalidad. Esta antigua colonia británica es un país en el que conviven la cultura occidental, la china, la india y la criolla en el día a día. Aunque lo que normalmente se conoce de Mauricio sea el clima tropical y los parajes paradisíacos, la cultura y su gente también tienen mucho que aportar. Además, al gobierno de Mauricio le interesa atraer trabajadores extranjeros, sobre todo del sector hotelero, de educación y relaciones internacionales.

trabajar en el extranjero

 

Pasemos a lo práctico: ¿qué se gana allí?

Según la página web Salary Explorer, esto es lo que ganan al mes las siguientes profesiones:

  • La media en el sector sanitario: 32000 rupias mauricianas (851,87 €)
  • En el sector farmacológico: 28000 Rp (745,39 €)
  • En la docencia: 60000 Rp (1.597,27 €)
  • Juristas: 83056 Rp (2.211,04 €)
  • Arquitectura: 90000 Rp (2.395,90 €)
  • Ingeniería: 43600 Rp (1.160,68 €)
  • Telecomunicaciones: 77056 Rp (2.051,31 €)
  • Recursos Humanos: 81361 Rp (2.165,92 €)

Puede que a primera vista estos salarios parezcan bajos. Sin embargo, hay que tener en cuenta de que los gastos diarios y de alquiler son más bajos que en España (7.31% y 32.41% respectivamente). El gasto medio al mes, incluyendo ir de restaurantes y de compras, es de 117,90 €. Si vais a la página Numbeo podréis ver de forma detallada todos los gastos (con la ayuda de este convertidor de divisas).

Otro dato de interés es que la tasa de empleo en julio de 2016 es de un 92,5%. Además Mauricio está actualmente experimentando un gran crecimiento económico.

Documentación necesaria y su traducción jurada

Vale, pasemos al lío. Como en todos los ámbitos de nuestra vida, para mudarse a Mauricio se necesita bastante papeleo. Para que te den el permiso de residencia se necesita un papel firmado por tu empleador, por lo que necesitas tener un trabajo.

Los primeros papeles que necesitamos traducidos para que nos contraten son:

  • Título universitario (con su traducción jurada).
  • Certificado de notas, depende de la empresa contratante (con su traducción jurada).
  • Currículum vitae (este no hace falta jurarlo).

Una vez contratados y con la carta de tu empleador necesitas:

  • Pasaporte
  • Cuatro fotos de carné recientes y en color
  • Certificado de nacimiento (traducción jurada al inglés o al francés)
  • Informe médico realizado en Mauricio o la traducción jurada del español
trabajar en el extranjero

Descarga aquí el archivo PDF

Consultar el precio y el plazo de la traducción jurada de tus documentos

Fuentes:

Júramelo.es en “La Verdad”

El pasado domingo 11 de octubre, el periódico “La Verdad de Murcia” abrió con un reportaje sobre el comercio electrónico en la Región de Murcia y ¡salimos en él como una de las empresas que lo están haciendo bien!

Aquí podéis ver nuestro recorte.

Júramelo La Verdad 11102015

Y aquí podéis ver el reportaje completo.

Si quieres probar nuestros servicios, pulsa aquí.

El señor de Google

Bego Googleplex—¿Y tú qué haces que no has montado ya la startup buena? Ya tienes una edad.

Teníamos 30 años y nos lo dijo el señor de Google a mi amigo Roberto y a mí, a la sazón 30 años recién cumplidos, como quien dice.

—Tu idea está bien, pero no es sexy. No es algo que vaya a utilizar todo el mundo, todo el tiempo.

Eso me dijo a mí.

Estábamos en San Francisco, en Silicon Valley. Bueno, estábamos en San Francisco centro: habíamos estado en Silicon Valley esa semana, pero por un problema de agenda la reunión se había pospuesto. En el Googleplex, el guarda de seguridad de Google casi nos echa del complejo cuando una muy muy muy amable abogada pelirroja se ofreció a enseñarnos la tienda de regalos. Si no trabajas allí, no puedes entrar ni a la tienda de regalos. Tal cual. Era su segundo día trabajando en Google (el de la abogada), y nos enamoramos de ella al instante. Por un momento, nos sentimos como si también nos acabaran de contratar.

Es curioso lo que cambian las cosas cuando por fin llegas a un momento con el que sueña todo el mundo: presentando tu idea de empresa a uno de los grandes genios del mundo.

No shit, Sherlock.

En fin, no hace falta ser un gran genio para ver que Júramelo.es no es el tipo de empresa que va a hacer rico a nadie, pero la verdad es que aprendemos mucho con ella, lo pasamos muy bien y tiene muchas cosas muy buenas, como que no gasta más dinero del que genera y que crea flujo de caja positivo. Esto no lo podía saber el señor de Google por mi (preparado durante semanas) elevator pitch de un minuto.

¿Qué esperabas?

Sin duda, algún tipo de epifanía, que tuve en cierto modo. Sobre todo, pensando que era cierto, que Júramelo no es sexy pero no la quiero por eso, sino por lo que aprendo de ella y lo bien que lo paso (cuando lo paso bien) y lo poco mal que lo paso (cuando lo paso mal).

Hace poco me han dado otro premio relacionado con el mundo Yuzz. Antes era Yuzz Banesto, ahora es Yuzz Santander, y es que parece que no hay manera de que una entidad financiera me dé un premio sin que desaparezca la marca (véase Bancaja). Espero que como solo fui finalista regional del Emprendedor XXI de La Caixa no haya problema por ese lado.

Fui a Madrid a recogerlo, a Matadero Madrid. Fue un momento emocionante, aunque no sin su lado amargo que fue mirar al público buscando a la cámara, sin ver a alguien que saludara con cara de me importa esto, me importas tú. No sé, los premios sin testigos saben un poco raros. Luego cuando salió en el periódico y estuvo en Facebook y demás sí que notó que la familia y los amigos que se habían enterado. ¿Para qué son los premios de empresa sino para que tu madre le dé al Me gusta en Facebook? Ese es el premio.

—Tu idea está bien, pero no es sexy. No es algo que vaya a utilizar todo el mundo, todo el tiempo.

Ay, Júramelo, cariño, no le hagas caso a ese señor. Tú sigue creciendo, que vas a aprender a hacer cosas muy chulas. Estoy orgullosa de ti.

¡Ganadores Yuzz!

Bueno, parece que ya nos hemos hecho a la idea de que ¡somos uno de los diez ganadores nacionales Yuzz 2011! Como bien dice el blog de Yuzz, el próximo día 30 de octubre (¡enseguida!) saldremos rumbo a Silicon Valley a ver qué podemos aprender en la vanguardia de la tecnología mundial.

El alto nivel de los proyectos de Murcia, que estamos en el centro de alto rendimiento CEEIM, ha hecho que dos proyectos y no uno seamos ganadores nacionales Yuzz. El primero ha sido para Rober Sáez de la empresa Speen2, los inventores por encargo, el segundo para nosotros, Júramelo.es, y el tercero y cuarto para Jorge Carrión de GlobUp y Luz Garrigos de Table’Sit.

Aquí tenéis unas cuantas fotos del día de la entrega del premio:

Foto de familia Yuzz en el CEEIM

En la prensa:

Ya antes de ganar habíamos salido en Expansión: No quiero ser funcionario, voy a montar mi empresa.