Traducción jurada entre idiomas extranjeros

Durante el último mes hemos recibido las siguientes preguntas por parte de clientes:

¿Se puede realizar una traducción directa de francés a inglés?

¿Me podéis pasar un presupuesto para una traducción del italiano al rumano?

La respuesta corta sería no. La respuesta larga es algo más compleja y contiene un quizá.

Cuando el Ministerio de Asuntos Exteriores convoca los exámenes para traductor-intérprete jurado solo puede hacerlo para los pares de idiomas que incluyan el español. Lo mismo pasa con las instituciones que convocan las pruebas para los idiomas cooficiales (catalán, euskera y gallego).

Así que en España no hay ningún traductor-intérprete jurado oficial que trabaje entre un idioma extranjero y otro idioma extranjero. Es posible que encuentres traductores que hayan obtenido otras certificaciones que en otros países equivalgan a la traducción jurada.

¿Y si necesito una traducción jurada de un documento de este tipo?

Tienes dos opciones:

Opción 1. A esta la llamamos opción Carmen Sandiego.

Carmen-sandiego

Busca un traductor jurado en alguno de los países donde ese idioma sea oficial, hazle una oferta, negocia los precios, encuentra una mensajería decente y cruza los dedos. A veces no queda otra.

Opción 2. Traducción puente con Júramelo.es

En Júramelo.es podemos ofrecerte una traducción puente con el español de por medio. Esto quiere decir que te haremos dos traducciones: una hacia el español y otra del español al otro idioma.

Inconvenientes: dos traducciones suelen costar casi el doble y tardar casi el doble que una simple.

Ventajas: es rápido e indoloro gracias a nuestro sistema automatizado, y acabas con dos traducciones, lo cual te puede ser útil en otro momento.

Escríbenos y te mandaremos el presupuesto personalizado que mejor se amolde a tus documentos:

Imagenes destacada de Wikipedia y JD Hancock bajo licencia CC

¿Es posible jurar una traducción existente: cotejar, firmar y sellar?

¿Se podría jurar un texto que esté ya traducido? ¿Cuándo se hace? ¿Por qué? ¿Cómo? Se puede, pero ocurre en contadas ocasiones.

Habitualmente, como traductor jurado, parto de un texto original, que yo mismo traduzco, certifico, firmo y sello. Sin embargo, a veces nos preguntan si es posible jurar una traducción que ya está hecha.

correccion-de-documentos-texto

Os pongo un ejemplo concreto, de un cliente que nos preguntó lo siguiente:

Os escribo porque necesito enviar mis títulos y boletines de notas traducidos al francés para inscribirme en un máster y ciertas universidades francesas sólo aceptan documentos con un sello jurado. Como ya tengo las traducciones realizadas por un amigo traductor francés, me gustaría saber si podríais verificarlas y sellarlas si estimáis que la traducción es correcta (me gustaría conservar las traducciones que ya tengo).

Vaya por delante que la potestad de decidir si se jura una traducción existente es de la traductora jurada o el traductor jurado que vaya a certificar la traducción e imponer su firma y sello. Así, podéis preguntarnos sin problema, pero siempre tendremos que comprobar si nosotros o alguno de nuestros compañeros traductores jurados está dispuesto a hacerlo, y puede acabar costando lo mismo o más que hacerla de nuevo.

¿Qué hace falta?

Para que un traductor responda a esa pregunta necesita ver el texto original y la traducción. No todos los textos traducidos han sido creados iguales. En muchos casos, el criterio de traducción de la persona que dará la traducción por jurada es distinto que el de quien la tradujo. Otras veces, la traducción propuesta es de una calidad deficiente. En otros casos, es una traducción realizada con una herramienta automática, sin revisar ni afinar.

Como en todos los servicios, uno de los factores con los que medimos nuestro trabajo y esfuerzo es el tiempo. De este modo, si nos encontramos con un texto que nos llevará más tiempo revisarlo que traducirlo, es muy posible que nos neguemos a jurarlo. Alguno de nuestros compañeros tiene como política negarse a jurar traducciones ajenas. Y están en su completo derecho a hacerlo.

¿Cómo se hace?

En caso de que la traducción propuesta sea aceptada para ser jurada, primero hay que revisarla. La traducción jurada conlleva una responsabilidad. La manera de mantener esa responsabilidad es comprobando elemento por elemento que el contenido de la traducción propuesta se corresponde con el original presentado.

Según se van encontrando errores, omisiones o matices que mejorar, se van arreglando. De este modo, cuando hayamos terminado de revisar la traducción podremos certificarla y con tranquilidad.

Dicho esto, os recordamos que los traductores no somos de piedra y que podemos tener en cuenta las necesidades de una traducción, como os decíamos cuando nos preguntábais si podíamos hacer la tradución jurada de tal o cual manera.

Convocatoria de examen Traductor-Intérprete Jurado

El Ministerio de Asuntos Exteriores acaba de publicar la convocatoria de exámenes para la obtención del título de Traductor-Intérprete Jurado.

Se convocarán a partir del 16 de febrero y para las siguientes lenguas: albanés, alemán, árabe, armenio, bielorruso, búlgaro, estonio, finés, georgiano, griego, hebreo, húngaro, indonesio, italiano, japonés, latín, macedonio, neerlandés, persa, rumano, tailandés, turco, ucraniano y urdu.

No se convocan plazas para inglés, francés y portugués.

El examen consta de tres pruebas eliminatorias:

  1. Examen tipo test gramatical y terminológico.
  2. Tres traducciones de textos sin y con diccionario, todas ellas eliminatorias.
  3. Un examen oral de interpretación consecutiva.

Podéis ver la convocatoria completa en el BOE.

Animaos, que en Júramelo.es queremos ampliar nuestra oferta de idiomas de traducción jurada.

Traducción jurada al turco… es complicado

Recibimos la semana pasada una consulta para realizar una traducción jurada al turco y, aprovechando que hoy es el Día Nacional de Turquía, os vamos a explicar por qué realizarla es complicado.

La traducción jurada de turco… es complicada

El problema con el turco es que no hay traductores jurados de este idioma en España. Solo autorizaron a uno: Rafael Carpintero Ortega, profesor de español en la Universidad de Estambul, que es el que traduce al ganador del Nobel Orhan Pamuk, y como podéis ver en su web, no está muy por la labor:

«No me pidan traducciones juradas ni técnicas (incluidas legales), háganme el favor, que no las hago y me ponen en un compromiso la mar de violento»

Y no hay nadie en España que ofrezca este servicio. Así que hemos llamado a la Embajada de Turquía a ver cómo lo solucionaban ellos y nos han contestado, después de dos esperas escuchando la Marcha Turca de Mozart, por supuesto, que se envían los documentos a Turquía porque allí sí que se ofrece este servicio (hola, administración española…).

Les hemos preguntado a quiénes se les envía y nos han enviado esta lista de traductores.

Esperamos que os sirva de ayuda.

Y tú, ¿cómo te llamas?

A veces me preguntan por el título de traductor Snoopye intérprete jurado que llevamos los profesionales de esta especialidad en España. La duda suele ser que qué es eso de “jurado” y a qué o quién prestamos nuestro juramento. Buena pregunta, pero la verdad es que, salvo excepciones como en el caso de las interpretaciones judiciales, no existe juramento alguno. ¿Entonces por qué llevamos este atributo? Por lo visto, se ha quedado como relicto de una ordenanza de 1563 con el título “Que haya número de intérpretes en las audiencias, y juren conforme a esta ley” (fuente: ATIJC, Asociación de Traductores e Intérpretes Jurados de Cataluña). Se podría pensar que, desde entonces, en más de 450 años, hubieran cambiado muchos aspectos y también nuestra nomenclatura, pero la verdad es que, a nivel judicial, la legislación se sigue manteniendo el juramento y, por lo tanto, el título de “intérprete jurado”: “En las actuaciones orales, el tribunal por medio de providencia podrá habilitar como intérprete a cualquier persona conocedora de la lengua empleada, previo juramento o promesa de fiel traducción.” (Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, fuente. Ver también el Portal Europeo de e-Justicia “Encontrar un traductor o intérprete jurados – España”).

La doble condición de traductor e intérprete fue ignorado por la legislación española durante mucho tiempo –hablando sólo de “intérprete jurado”–, hasta que en 2009 surgió una nueva normativa con el Real Decreto 2002/2009 que introdujo, entre otros, el siguiente cambio: “A efectos de actualizar y ampliar el horizonte de estos profesionales, se ha considerado necesario reflejar, en su denominación, su doble condición de traductores/as y de intérpretes jurados/as, pues en su labor desempeñan ambos tipos de funciones.” Y es que, aunque el antes citado juramento suele limitarse a la interpretación judicial, en términos generales siempre se ha hablado “traductor e intérprete jurado” para referirse a cualquier profesional con nombramiento oficial, y no sólo en España sino también en países de habla inglesa (“sworn translator and interpreter”), en Italia (“traduttore e interprete giurato”), en Francia (“traducteur et interprète assermenté”). En otros países de habla hispana, la denominación puede variar entre “traductor público”, “traductor certificado” y “traductor oficial” para referirse a la misma figura. Por cierto, esta última variante se usa a menudo para cubrir todas las denominaciones citadas y transmitir la idea de que se trata de un título profesional otorgado por el Estado, y no un título particular o privado.

Un caso interesante son los países de habla alemana, ya que cuentan con diversas denominaciones que suelen reflejar la vía de acceso a este título. En Alemania, los traductores e intérpretes habilitados para trabajar para los juzgados también deben prestar un juramento. Aun así, según qué región, su título varía, por ejemplo, entre “öffentlich bestellter Übersetzer/Dolmetscher” (literalmente: “traductor-intérprete nombrado oficialmente”) o “öffentlich bestellter und beeidigter/vereidigter Übersetzer/Dolmetscher” (“traductor-intérprete nombrado oficialmente y jurado”). Y es que dichos profesionales reciben un nombramiento oficial, pero no del Estado sino de un tribunal regional y sólo para ejercer en la región correspondiente (información en alemán del BDÜ). En Suiza, a su vez, se habla de “vereidigter Übersetzer” (“traductor jurado”, aunque engloba también la figura del intérprete jurado), mientras en Austria lo llaman “allgemein beeideter und gerichtlich zertifizierter Dolmetscher” (“intérprete jurado y certificado por el juzgado”, incluyendo la labor del traductor jurado.).

Menudo lío, ¿verdad? ¿Tal vez traductor e intérprete juradodebería hacerme llamar “traductor e intérprete jurado oficial, certificado, habilitado o nombrado oficialmente por el Estado o por el juzgado competente”? No, porque a) sólo puedo llevar el título que realmente me haya otorgado el organismo competente, y b) ¡no cabría en mi sello!

Cómo hacer que tus papeles sirvan: 14 respuestas sobre la Apostilla de la Haya

volando-sobre-papel*

¿Hay alguna manera de que mis documentos sirvan en otro país?

La hay.

Resumimos qué es la Apostilla de la Haya, cuándo se usa, dónde se aplica… 

Mucha gente tiene dudas con las Apostillas. La primera: ¿antes o después de la traducción jurada? [Respuesta rápida: antes]. Lo bueno es que la mayor parte de las preguntas sobre la Apostilla de la Haya están respondidas en el siguiente documento del servicio de publicaciones de la Conferencia de La Haya (PDF, descarga gratuita, 18 páginas). Os lo resumimos más abajo.

El ABC de las Apostillas. ¿Cómo garantizar el reconocimiento de sus documentos públicos en el extranjero? (PDF, 18 páginas)

El ABC de las Apostillas ¿Cómo garantizar el reconocimiento de sus documentos públicos en el extranjero?

El ABC de
las Apostillas ¿Cómo garantizar el reconocimiento de sus documentos públicos en el extranjero?

http://www.hcch.net/upload/abc12s.pdf

¡Podríamos gastar muchísimo tiempo en reescribir este documento, pero es que ya existe! Y está muy bien explicadito.

Aquí está el índice, con un breve resumen de las respuestas:

  1. ¿Qué es una Apostilla? ¿Cuándo la necesito?
    1. Una Apostilla es un certificado que autentica el origen de un documento público*.
    2. Su uso es internacional, no nacional.
  2. ¿En qué países se aplica el Convenio sobre Apostilla?
    1. Véase esta lista actualizada.
  3. ¿Qué hago si el país donde fue expedido el documento público o el país donde tengo que utilizarlo no son parte del Convenio sobre Apostilla?
    1. Hay que preguntar en la embajada o consulado del país en que va a usar el documento para ver qué se puede hacer.
  4. ¿A qué documentos se aplica el Convenio sobre Apostilla?
    1. Solo a documentos públicos.
  5. ¿Dónde obtengo una Apostilla?
    1. De las autoridades competentes del país de origen. Aquí está la lista.
  6. ¿Qué tengo que saber antes de solicitar una Apostilla?
    1. Esencialmente, si te va a valer o no: pregunta a quien te haya pedido el documento.
  7. ¿Cuánto cuesta una Apostilla?
    1. En algunos países es gratis y en otros no.
  8. ¿Deben tener todas las Apostillas la misma apariencia?
    1. No, varían mucho en diseño, tamaño y color. Solo tienen que tener un recuadro con los 10 términos estándar, la palabra Apostille en francés y el nombre del convenio en francés.
  9. ¿Cómo se fijan las Apostillas a los documentos públicos?
    1. Da igual. Puede ser una pegatina, ir grapado, con cinta, con lacre, como sea.
  10. ¿Cuáles son los efectos de las Apostillas?
    1. La Apostilla certifica el origen del documento, no el contenido. Dice que la persona que lo firmó existe y tiene autoridad para firmarlo.
  11. Una vez que tengo la Apostilla, ¿necesito hacer algo más para demostrar que la firma o sello de mi documento público son genuinos?
    1. No.
  12. Si el destinatario de mi Apostilla desea verificarla, ¿qué debo sugerir?
    1. Que pregunte en la autoridad competente del país de origen. Se guarda un registro de todas las Apostillas.
  13. ¿Pueden ser rechazadas las Apostillas en el país en el cual deben ser utilizadas?
    1. Si son auténticas y tienen toda la información que deben, no.
  14. ¿Y las Apostillas electrónicas y los registros electrónicos de Apostillas?
    1. Aquí está la lista de los que lo tienen.

Si quieres pedirnos presupuesto de una traducción jurada con la apostilla incluida, ya sabes dónde estamos.

Dicho de esto ¿alguna pregunta más? Iremos publicando las respuestas que tengamos.

* Detalle de esta maravilla de foto de fiddleoak, en Flickr. (CC BY-NC-SA 2.0). Os recomendamos también mucho que veáis la maravilla de fotos que hace este chaval de 14 años.

¿Qué es un traductor jurado?

¿En qué se distingue una persona que puede emitir una traducción jurada de otra que no? ¿Quién corrobora la validez del trabajo de una traductora jurada o un traductor jurado?

Traducción jurada lista para firmar y sellar.

Documento original listo para ser traducido, firmado y sellado, con mucho amor.

Partimos de un concepto sencillo: una traductora jurada, o un traductor jurado, es aquella persona que puede certificar una traducción. Se trata de lo más parecido a la figura de notario en materia de traducciones.

Gracias al nombramiento que obtienen del Ministerio de Asuntos Exteriores del Estado Español, las traductoras juradas y los traductores jurados están capacitados para dar fe ante la administración pública de la validez de una traducción de un documento dado. Tan solo la Oficina de Interpretación de Lenguas del Ministerio de Asuntos Exteriores puede revocar la validez de la traducción jurada.

La obtención del nombramiento se alcanza tras cumplir una serie de requisitos, relacionados con su competencia como traductores así como sus conocimientos de materia jurídica. Esos requisitos están detallados en la página del ministerio sobre el examen a traductor jurado, el reconocimiento de méritos y la exención de examen por estudios equivalentes.

En la práctica, las traductoras juradas y los traductores jurados también certifican la validez de una traducción ante otras organizaciones: como una empresa que quiere contratarnos, una universidad en la que queremos estudiar o administraciones públicas que no son la española. Estos casos están apoyados por la tradición, a falta de un marco legal.

¿Queda alguna duda? ¿Más conceptos sobre lo que es un traductor jurado? ¡Manos a los comentarios!

¿Qué es el Suplemento Europeo al Título? ¿sustituye a la traducción jurada del título universitario o el expediente?

¿Sabías que tu universidad puede emitir un documento oficial muy parecido a tu título universitario y tu expediente, pero bilingüe inglés-español? ¿Habías oído hablar del Suplemento Europeo al Título universitario (SET)? 

suplemento-europeo-titulo-traduccion-jurada

¿Qué es el SET?

Mucha gente ya usa el CV en formato Europass, pero pocos conocen el resto de documentos Europass. Estos son cinco documentos que pueden ayudarte a presentar tus capacidades y cualificaciones de manera sencilla y fácilmente comprensible en toda Europa.

Hoy queremos llamar tu atención sobre uno de ellos: el Suplemento al Título Superior, más conocido como SET (Suplemento Europeo al Título).

El SET es un documento personalizado que acompaña al título universitario y que facilita información acerca de:

  • los estudios cursados,
  • su contexto nacional
  • las competencias y capacidades profesionales adquiridas.

Tiene como objetivo incrementar la transparencia de las diversas acreditaciones europeas y facilitar su reconocimiento y su comprensión a terceros, en particular, a empleadores o instituciones de otro país.  Digamos que favorece la movilidad geográfica de los titulados universitarios dentro del Espacio Europeo de la Educación Superior.

Es importante destacar que el SET facilita pero no garantiza el reconocimiento automático del título.

¿Qué contiene el SET?

El contenido del SET se adapta a cada persona, pero siempre consta de las mismas secciones:

  • información sobre la persona que ostenta la cualificación,
  • información sobre su contenido y su nivel,
  • información sobre los resultados obtenidos,
  • información sobre la función de la titulación y, finalmente,
  • información adicional (normalmente sobre la institución que expide el título).

Lo que es más interesante es que todo el contenido está traducido a otra lengua de la UE.  La mayoría de las universidades se decantan por el inglés.

¿Os suena de algo?

Pues sí, el SET contiene toda la información que contendría la traducción jurada del certificado de estudios, junto con información suplementaria. Entonces…

…¿puede el SET sustituir a la traducción jurada del certificado de estudios?

Por desgracia, a pesar de los esfuerzos realizados en pro de la convergencia europea, todavía quedan muchos aros burocráticos por los que hay que pasar. Hasta la fecha, al menos en España, para obtener una credencial de homologación de estudios (o para la convalidación de asignaturas), es necesario presentar la traducción jurada tanto del título universitario (comprueba aquí precios y plazos) como del certificado académico (pulsa aquí para ver presupuesto y plazo de entrega).

Se desconoce si el SET podrá llegar a sustituir a la traducción jurada del certificado académico algún día, pero los esfuerzos de la administración por eliminar este tipo de barreras (al menos a nivel educativo) hacen pensar que quizás pronto podremos ahorrarnos este trámite si queremos movernos por Europa.

¡Genial! ¿Cómo se consigue el SET?

El SET sólo se puede solicitar una vez se haya pagado las tasas de expedición del título universitario (es decir, una vez acabada la carrera) en secretaría. Las tarifas varían en función de cada centro de estudios, pero suelen estar entre los 50 y los 70 euros (con un 50% de descuento por Familia Numerosa).

Nuestro consejo

El SET no es un documento caro, considerando las tarifas convencionales de expedición de este tipo de documentos. Si además uno está pensando en buscarse la vida en el extranjero, definitivamente merece la pena obtenerlo de forma simultánea al título universitario. En cualquier caso, si queréis estar seguros de qué documentación se os requerirá en caso de que necesitéis homologar vuestros estudios en el extranjero, podéis poneros en contacto con el centro NARIC (ver entrada anterior) del país al que os vayáis a desplazar.

En Júramelo estaremos encantados de ayudaros a solucionar cualquier duda adicional que podáis tener. ¡Mucho ánimo con todos vuestros trámites!

¿Quieres ver un ejemplo de SET completo real? Te mandamos el de la fantástica gestora de proyectos Mercedes Gómez (que además tiene muy buenas notas) si te suscribes a nuestro boletín:

Juramos que no le daremos tu dirección a nadie.

FAQ: ¿Las traducciones que hacéis tienen validez en Inglaterra / Australia / Sudáfrica / etc?

 

Una pregunta frecuente: ¿Las traducciones que hacéis tienen validez en Inglaterra / Australia / Sudáfrica / etc?

Respuesta:

Las traducciones juradas que hacemos tienen validez en España, puesto que es la única jurisdicción del Gobierno de España, que es el que otorga el título de traductor jurado.

Sin embargo, otros países tienen legislaciones menos estrictas y pueden (algunos, hasta suelen) aceptar las traducciones juradas españolas cuando están en el idioma del país de destino.

Sin embargo, no podemos garantizar que las acepten ni influir en los funcionarios de otros países.

El jurímetro de Júramelo.es: ¿Cuánto cuesta una traducción jurada? Con top 10 de las más demandadas

Cuando entramos en un taxi sabemos que nos cobrarán por una mezcla de distancia y tiempo pero ¿cómo funciona el taxímetro de un traductor jurado?  Hoy os presentamos la primera edición de nuestro Jurímetro, nuestros artículos con cifras sobre la noble tarea de la traducción jurada, preguntándonos cómo se cobra y cuánto cuesta hacer una traducción jurada.

¿Palabras?

¿Y por qué importa cuántas palabras sean? La mayoría de los clientes que compran una traducción jurada lo hacen por primera vez, y se sorprenden de que se cuente el número de palabras. ¿No vale lo mismo el documento si se ha enrollado más o menos el funcionario de turno? Tienen razón en parte, porque tradicionalmente había que volver a traducir todo el documento cada vez, o por lo menos volver a teclearlo (¿cómo vais de mecanografía?).

Cuánto cuesta una traducción jurada - Futuristic taximeter by istanblue78 on deviantart

¿Cuántas palabras suelen tener los documentos de traducción jurada? ¿Cuántos se pueden hacer al día?

No todos los documentos tienen la misma longitud ni todos son iguales, la traducción jurada de una sentencia de divorcio puede tener una página o veinte, dependiendo de cómo haya ido el juicio.

que es cierto que algunos de los documentos que se suelen traducir siguen un modelo muy parecido y por tanto comparten (más o menos) el número de palabras. Gracias a esto podemos organizar nuestro día de traducción jurada calculando las palabras que hacemos por hora.

Top 10 de traducciones juradas más demandadas y su longitud

He aquí los documentos que se suelen traducir en traducción jurada y la media de palabras (este recuento aproximado hay que agradecérselo a los traductores jurados de www.júramelo.es que nos han aportado la información, en especial a la detallada contribución de Damián Pulido Leboeuf).

Os ponemos las más demandadas, ordenadas de más larga a más corta:

  1. Testamento: 2000 (de aquí el dicho: ¿qué escribes, tu testamento?)
  2. Certificado de notas: 1000 (tanto estudiamos…)
  3. Título universitario: 600 ( …para tan pocas palabras luego)
  4. Extracto del libro de familia: 500 palabras
  5. Informe médico: 500
  6. Una partida de nacimiento: alrededor de 400 palabras
  7. Certificado de matrimonio: 400
  8. Acta de defunción: 400
  9. Factura: 200
  10. Certificado de penales: 200

Son medias orientativas, de nuestra experiencia en el último año. Obviamente pueden variar dependiendo del país, el idioma, la fecha del documento (se tiende a la brevedad). Pero más menos 100 palabras, por ahí van.

Traducción jurada: ¿cómo se cuentan las palabras? Taximeter for an iPhone app by Vladimir Popov on Dribbble

En Júramelo, para evitar este follón a los clientes, contamos la traducción por páginas. Estamos buscando financiación para poder contar las palabras online de manera segura, fiable y confidencial.

Mientras tanto, si quieres contar las palabras de un documento:

  1. Escanéalo o hazle una foto, hasta que tengas una imagen o un PDF.
  2. Pásale un programa de reconocimiento. Se llama OCR: Optical Character Recognition (hay programas profesionales como AbbyFineReader, y soluciones que funcionan solo a veces como subirlo a Google Drive).
  3. Abre un procesador de textos como Word y mira en el borde inferior del programa el número de palabras que tiene el documento.

¿Y a vosotros, cómo os salen las cuentas? ¿estáis de acuerdo con nuestras estimaciones? -> Nos comenta Erik Jansen (@translatorErik) en Twitter:

.@juramelo_es @minibego Y luego depende del pais. Un ‘padrón’ español tiene 3x palabras q uno holandés (NL)