¡El original de mi traducción jurada tiene un error!

Nos imaginamos la situación: necesitas presentar un documento junto a su traducción jurada. Ya estabas listo para subir tus archivos escaneados en Júramelo.es pero has visto que el documento original tiene un error. ¡Madre mía! ¿Ahora qué? Pues no hay de qué preocuparse, porque los errores del documento original también los ve el traductor jurado. Hará algo al respecto? Puede que, como os contábamos en Leyendas urbanas sobre errores de traducción, en algún momento haya habido algún que otro error en traducciones, pero en el caso de la traducción jurada, es muy poco probable que los haya.

Pánico, imagen de rooooo en Flickr

Pánico, imagen de rooooo en Flickr

Errores o erratas en el documento original

Antes de nada, debéis saber que tampoco es muy habitual que haya errores en los documentos originales, sobre todo en la temática en la que nos estamos moviendo. Sin embargo, errare humanum est (humanos somos, claro) y todo el mundo se ha equivocado alguna vez. Si el texto va a ser traducido, el error se puede subsanar, porque el traductor jurado tendrá que «destripar» el texto que va a traducir y se dará cuenta.

¿Qué puede hacer el traductor jurado con los errores del original?

Que el documento traducido relate con precisión lo que está expresado en el original es muy importante en la traducción jurada. En muchos casos, como por ejemplo en erratas de nombres propios, hay errores de carácter ortográfico o tipográfico que no se corrigen. A veces directamente, como el contexto lo permite, la traducción los obvia. En otros casos, el traductor jurado los indica en su traducción jurada, en una nota al pie o aclaración similar, y a veces añade una pequeña explicación para indicar lo que se supone que debería poner. De esta manera, la persona que lea la traducción podrá ver el error… Y su corrección.

Corrección, imagen de srgpicker en Flickr

Corrección, imagen de srgpicker en Flickr

Soluciones posibles

  • Nota del traductor

Una vez que se ha identificado el error, se explica en una nota entre paréntesis o corchetes,  o a pie de página como nota del traductor (N. de T.). La duda que surge ahora es por qué se debe copiar el error en la traducción jurada. Pues bien, la respuesta es simple: el traductor da fe de que ha hecho una traducción fiel y exacta. Así, el traductor es coherente con lo que jura pero advierte del error, para minimizar competencias.

  • Nota sic

Esta estrategia es parecida a la anterior, pero en vez de indicar el error a pie de página, se traduce el documento con el error y a continuación se añade la nota del traductor así [sic], que nos indica que aparecía así en el original, así como puede llevar un comentario. Por ejemplo: La demandado no compareció en tiempo y forma [sic, por «demandada»].

Un buen traductor jurado va a ser lo suficientemente cuidadoso como para no cometer errores. Además, si encuentra algún error en el original, dará parte y ofrecerá una solución si lo estima preciso.

¡Qué alivio! Imagen de Pixabay

¡Qué alivio! Imagen de Pixabay

En Júramelo podrás encontrar traductores jurados cuidadosos que realizarán sin problemas tu traducción jurada.

¡No dudes en solicitar tu presupuesto al momento y sin compromiso!

Solicítalo ahora

Fuentes:

Traductores jurados, ¿quiénes somos?

Somos conscientes de que la pregunta que os planteamos se responde muy fácilmente. Sí, los traductores jurados son los que realizan las traducciones juradas que nos solicitáis. Ya está. Sin embargo, como normalmente nunca nos veis, hemos decidido hablaros un poco de nuestra profesión y de todo lo que conlleva. Siempre está bien conocer un poco a la persona a la que contratamos, ¿no? Si te interesa este tema, ya sabes, sigue leyendo.

El traductor jurado. Imagen de Pixabay.

El traductor jurado. Imagen de Pixabay.

La formación de los traductores e intérpretes

La profesión de los traductores e intérpretes es una de las más antiguas del mundo. Desde que las distintas civilizaciones han entrado en contacto, se ha necesitado alguien que mediara entre ellas. En este caso, no nos referimos solo a la mediación lingüística, sino también a la cultural.

Antiguamente y hasta hace relativamente poco tiempo, bastaba con conocer bien los dos idiomas para ejercer de traductor e intérprete. Ahora existe el grado de Traducción e Interpretación (que fue una licenciatura en su día). También se accede a esta profesión a través otros grados de idiomas. En este caso, al acabar, se suele cursar una formación específica de traducción. De cualquier modo, la formación que reciben los traductores o intérpretes actualmente es a la de cualquier profesión de estudios superiores.

Lo que se puede concluir con esto es que los traductores con los que contactarás hoy en día son gente formada y cualificada. No tienes por qué dudar o recelar por este motivo.

Estudiando. Imagen de Pixabay.

Estudiando. Imagen de Pixabay.

El examen de traductor-intérprete jurado

Dentro de los traductores e intérpretes existen distintos ámbitos de trabajo. Uno de ellos es el de certificar el contenido traducido, esto es lo que hace un traductor-intérprete jurado. Para ejercer, es requisito imprescindible haber aprobado el examen de traductor-intérprete jurado convocado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.

En líneas generales, es un examen que consta de tres grandes bloques. El primero es el que trata del vocabulario jurídico específico y de cómo funciona el derecho español. El segundo es el de traducción y el tercero de interpretación. Si se aprueba el examen, el M.A.E.C. nombra a la persona que se ha presentado como totalmente capaz y cualificada para ejercer de traductor-intérprete jurado. Esta persona pasaría a la lista de todos los traductores-intérpretes jurados de España y lo podrá demostrar con su carné y su sello.

La labor de los traductores jurados en la sociedad

Ya hemos hablado en otras ocasiones de la labor social del traductor jurado. Nos gusta pensar que, al ser un instrumento necesario para los trámites de muchas personas, las estamos ayudando. Además, hoy en día, que la gente se mueve más entre países, no paramos de recibir trabajo en Júramelo.

¿Cuál es el papel del traductor jurado en la sociedad? Imagen de Pixabay

¿Cuál es el papel del traductor jurado en la sociedad? Imagen de Pixabay

Más o menos, esto es lo que queríamos que supieseis sobre los traductores jurados. La próxima vez que le encargues una traducción a alguno, aunque no le veas la cara, al menos sabrás el papel que cumple en la sociedad y el camino que ha recorrido para llegar hasta allí.

Si necesitas una traducción jurada, puedes ahorrar tiempo y esfuerzos pidiendo presupuesto en Júramelo sin compromiso, y con la seguridad de que contamos con traductores jurados inmejorables.

Solicita tu presupuesto sin compromiso

Can translation professionals really achieve true international mobility?

Hoy os traemos un artículo de Louise Taylor. Disfrutad.

We hear a great deal about the freedom that the modern world offers, with freelance working and technological advances opening up the possibility of enjoying the nomadic lifestyle while still having a flourishing career. But before you pack your sun-cream and book those plane tickets, it might be worth doing a bit of research online to find out how truly mobile we are when it comes to living and working overseas.

Professional translation is a career that naturally lends itself to the idea of working overseas. Fluency in two or more languages can certainly open doors and make the transition to a new country much more smooth. From chatting to the locals about the best natural swimming spots to uncovering hidden gastronomic gems too tiny to make it onto the likes of TripAdvisor, speaking the local language will allow you to experience international travel in a way that monolinguals rarely can.

However, there’s a big difference between enjoying travelling and achieving true international mobility, where you’re not tied to any particular country and free to take off at will for foreign shores. Sadly, we live in a world driven by bureaucracy and paperwork can present a huge barrier to mobility. Whether its visa requirements or residency paperwork, national and local officials in many countries seem to delight in putting would-be free spirits through the wringer when it comes to having the right stamps on the right bits of paper. Not many of those who dream of flitting their way around the world picture queuing inside poorly air-conditioned government buildings for hours on end, but this can be the sad reality in many cases.

Fiscal matters present another barrier to true freedom of mobility. Regardless of where you travel and with what frequency, you have to be a tax resident somewhere. That means complying with local filing requirements and deadlines, no matter where you may be working from or which country your clients are in. In fact, cross border working can be a financial minefield, particularly when it comes to matters like sales tax and social security payments. A good accountant can be a real help, but truly international financial support services are hard to find. Many accountants specialise in their own country’s taxation laws, not those of two or more countries.

While all this may sound somewhat negative, it is sadly realistic. To have a professional career means paying taxes, which means paperwork and deadlines. For those who work freelance, the burden falls on them as individuals to sort these things out. In the same vein, to head overseas in order to work and/or live means satisfying certain visa and residency requirements.

That’s not to say that the nomadic lifestyle is impossible. Not at all. It’s just that it involves rather more research and planning than the dream of sipping cocktails while sunning oneself in a hammock brings to mind, if everything is to be done properly. It’s worth doing much of this research upfront before you set off. After all, why spend hot afternoons paying to sit in crowded internet cafés when you could sort out many of the details from home before you leave?

Real international mobility is a wonderful dream and it’s true that technology has brought us much closer to achieving it. Those who provide translation services are well positioned to pursue that dream. Their linguistic expertise puts them ahead of many would-be globetrotters in terms of the experiences they can look forward to. While paperwork requirements and fiscal matters will no doubt consume a fair amount of time for those planning to work their way around the world, they shouldn’t prove to be an insurmountable barrier. We might not have achieved true international mobility yet, but we’re certainly getting closer.

Louise Taylor is the content writer of the Tomedes Blog.
Tomedes is a provider of professional translation services for business customers and individual clients.

Do you need to translate your documents for your international mobility?

Get an instant quote for your sworn translations

Fe de vida… ¿y eso qué es?

Para no perder las buenas costumbres, volvemos a hablar de los documentos que traducimos y de su traducción jurada. El documento elegido esta vez es el certificado de fe de vida. Destapamos los misterios de este certificado para que tengáis toda la información que necesitáis, tanto si solamente vais a solicitar este certificado, como si también necesitáis su traducción jurada. Ya veréis que no es tan complicado. ¡Empezamos!

«Acreditar» vida. Imagen de Pixabay.

Certificado de fe de vida

El certificado de fe de vida y estado es un documento que acredita que una persona está viva. También indica su estado civil. De esto se encarga el Encargado del Registro Civil una vez que la persona interesada se haya presentado allí. Del mismo modo, se puede acreditar con declaración jurada o si se afirma ante notario.

Ante notario. Imagen de Pixabay.

¿Cómo se solicita?

Este tipo de documento solo se puede solicitar de forma presencial. Se rellena el impreso y ya está. Lo puede rellenar la persona interesada pero también un trabajador o trabajadora social.

Bueno, puede que esta no sea la única manera de presentarlo. En los registros que NO estén informatizados sí hay que completarlo a mano. Sin embargo, sí que hay algunos registros algo informatizados. En ellos, se puede rellenar el certificado en la aplicación INFOREG. Se entra en la casilla de estado civil y se imprime (en los folios específicos de las certificaciones informatizadas).

¿Y para qué sirve?

Pasamos a lo práctico. La primera utilidad es que muchos organismos pueden exigirlo (ya sean oficiales o privados). Por tanto, si lo piden, no hay más remedio que solicitarlo, ¿no?

Otras utilidades son:

  • Cobrar pensiones de viudedad
  • Matrimonios civiles
  • Acreditar soltería, viudez o divorcio para subvenciones de vivienda
  • Demostrar estado civil (para otros usos)

Como veis, parece ser que este documento es bastante útil. Ahora falta solucionar otro problema, ¿y si necesitamos presentarlo en el extranjero? ¿Y si mi certificado de fe de vida está en otro idioma distinto del español? Seguid leyendo.

El ciclo de vida. Imagen de Pixabay.

La traducción jurada de los certificados de fe de vida

¡Aquí estamos nosotros! No hay que olvidar que un certificado de fe de vida es un documento oficial. Con lo cual, su traducción, debe ser una traducción jurada.

Así que ya sabéis lo que tenéis que hacer si necesitáis traducir vuestro certificado de fe de vida. Además, podéis contactar con nosotros, Júramelo. Si aún estáis barajando opciones, no os preocupéis, podéis consultar el precio y el plazo de la traducción jurada del certificado de fe de vida ¡sin compromiso!

Pulsa a continuación para ver el precio y el plazo al instante:

Consultar el precio y el plazo de la traducción jurada del certificado de fe de vida

Fuentes:

 

 

Traducción del informe médico… ¿jurada?

Todo el mundo se puede imaginar lo que es este documento y para lo que puede servir. Lo que es un poco más difícil de visualizar es para qué necesitaríamos la traducción del informe médico… encima con una traducción jurada. Por eso mismo hemos decidido hablar de esto y contaros algunos detalles sobre el informe médico y su traducción. Esperamos que este artículo os pueda servir de ayuda.

El informe del médico. Imagen de Pixabay.

El informe del médico. Imagen de Pixabay.

¿Qué es un informe médico?

Empezamos por lo aparentemente más sencillo. El informe médico es un documento emitido por un médico que certifica los hallazgos que ha obtenido tras haber evaluado a un paciente.

¿Qué información contiene?

Es un documento bastante completo y contiene toda la información correspondiente a la salud del paciente:

  1. Datos personales del paciente
  2. Número de historia
  3. Motivo de consulta
  4. Enfermedad actual
  5. Antecedentes
  6. Hábitos
  7. Examen funcional
  8. Examen físico
  9. Diagnóstico
  10. Estudios complementarios
  11. Tratamiento
  12. Recomendaciones

¿Para qué sirve?

Pues, como hemos podido comprobar anteriormente, sirve para dejar constancia de la salud o enfermedad de una persona. Se suele necesitar para poder hacer uso de determinados servicios o beneficios, o para poder acreditar ciertas situaciones. Unos ejemplos son el estado psíquico o aptitud deportiva.

Además, en caso de la muerte por enfermedad de una persona, sería un complemento del certificado de defunción. En este caso, la estructura del informe medico variaría un poco, ya que se añade la causa de defunción.

traducción del informe médico

La traducción del informe médico: jurada

Pasamos al tema que, a nosotros, nos afecta más. ¿Porque la traducción del informe médico es una jurada? Pues, en primer lugar, porque es un documento determinado por normas legales. A los ciudadanos se les puede exigir presentar este informe en ciertas situaciones, como las que ya hemos visto anteriormente. Aunque lo escriba un médico, está relacionado con el ámbito legal. Por eso necesita una traducción jurada.

La otra razón por la que la traducción del informe médico debe ser jurada es por la parte que se refiere a la defunción del paciente. Esto haría del informe un documento médico-legal obligatorio,  exigido por la Ley del Registro Civil.

Por estos motivos, si se tiene que presentar un informe médico en el extranjero, o si está en otro idioma distinto al español, se tendrá que realizar la traducción jurada, debido sus implicaciones legales.

Una curiosidad que pensamos que os interesará es la de utilizar el informe médico al viajar. Resulta que si viajas al extranjero con una medicación específica, necesitas llevar contigo el informe médico que acredita que la debes tomar. Si tienes un contratiempo en una aduana extranjera a causa de tu medicación, sería conveniente llevar el informe traducido y, así, todo solucionado.

Ya no hay obstáculos para los medicamentos. Imagen de Pixabay.

Ya no hay obstáculos para los medicamentos. Imagen de Pixabay.

¿Necesitáis la traducción jurada de vuestro informe médico? No hay problema: pulsad aquí:

Consultar el precio y el plazo de la traducción jurada del informe médico en Júramelo

Fuentes:

Trabajar en el extranjero: Isla Mauricio

Empezamos a escribir sobre trabajar en el extranjero a principios de 2016 y hemos decidido seguir. Arriesgándonos. Ya os hemos contado todo lo que necesitabais saber para trabajar en Irlanda, Reino Unido, Canadá, Estados Unidos, Australia… Países muy conocidos y destino de muchas de las personas que salen de nuestro país. Sin embargo, hay muchísimos más destinos e infinidad de oportunidades en el mundo. También en los lugares más insospechados. Un ejemplo: Isla Mauricio. Si queréis saber más sobre este destino, así como todo lo que necesitáis saber para trabajar allí, os lo contamos en este artículo.

trabajar en el extranjero

Trabajar en el extranjero, ¿por qué Isla Mauricio?

Isla Mauricio es un destino ideal para aquellos que, además de desarrollar su carrera profesional, quieren tener la experiencia real de interculturalidad. Esta antigua colonia británica es un país en el que conviven la cultura occidental, la china, la india y la criolla en el día a día. Aunque lo que normalmente se conoce de Mauricio sea el clima tropical y los parajes paradisíacos, la cultura y su gente también tienen mucho que aportar. Además, al gobierno de Mauricio le interesa atraer trabajadores extranjeros, sobre todo del sector hotelero, de educación y relaciones internacionales.

trabajar en el extranjero

 

Pasemos a lo práctico: ¿qué se gana allí?

Según la página web Salary Explorer, esto es lo que ganan al mes las siguientes profesiones:

  • La media en el sector sanitario: 32000 rupias mauricianas (851,87 €)
  • En el sector farmacológico: 28000 Rp (745,39 €)
  • En la docencia: 60000 Rp (1.597,27 €)
  • Juristas: 83056 Rp (2.211,04 €)
  • Arquitectura: 90000 Rp (2.395,90 €)
  • Ingeniería: 43600 Rp (1.160,68 €)
  • Telecomunicaciones: 77056 Rp (2.051,31 €)
  • Recursos Humanos: 81361 Rp (2.165,92 €)

Puede que a primera vista estos salarios parezcan bajos. Sin embargo, hay que tener en cuenta de que los gastos diarios y de alquiler son más bajos que en España (7.31% y 32.41% respectivamente). El gasto medio al mes, incluyendo ir de restaurantes y de compras, es de 117,90 €. Si vais a la página Numbeo podréis ver de forma detallada todos los gastos (con la ayuda de este convertidor de divisas).

Otro dato de interés es que la tasa de empleo en julio de 2016 es de un 92,5%. Además Mauricio está actualmente experimentando un gran crecimiento económico.

Documentación necesaria y su traducción jurada

Vale, pasemos al lío. Como en todos los ámbitos de nuestra vida, para mudarse a Mauricio se necesita bastante papeleo. Para que te den el permiso de residencia se necesita un papel firmado por tu empleador, por lo que necesitas tener un trabajo.

Los primeros papeles que necesitamos traducidos para que nos contraten son:

  • Título universitario (con su traducción jurada).
  • Certificado de notas, depende de la empresa contratante (con su traducción jurada).
  • Currículum vitae (este no hace falta jurarlo).

Una vez contratados y con la carta de tu empleador necesitas:

  • Pasaporte
  • Cuatro fotos de carné recientes y en color
  • Certificado de nacimiento (traducción jurada al inglés o al francés)
  • Informe médico realizado en Mauricio o la traducción jurada del español
trabajar en el extranjero

Descarga aquí el archivo PDF

Consultar el precio y el plazo de la traducción jurada de tus documentos

Fuentes:

Mi vida como traductora nómada digital

por Elisa Orellana Huhn

Hace más de una década que comenzamos a utilizar el término «nómada digital» o «sin oficina fija» (mi adaptación del inglés, location independent) en comunicación. Esta curiosa formación terminológica describe a trabajadores que realizan su oficio desde ubicaciones itinerantes. Parece estar, bajo mi punto de vista, rodeado de un halo de misterio y de glamur, como si solo unos pocos elegidos tuvieran el privilegio de disfrutarlo. Ahora, os voy a contar mis aventuras como traductora nómada digital.

Elisa Orellana, traductora jurada, trabajando frente a un embarcadero en Florida

© Elisa Orellana

¿Cómo empezó el sueño?

Durante mis años de carrera, soñé brevemente con lanzarme al mundo traductoril como autónoma y viajar por el mundo. Descarté ese sueño nada más terminar, al ver la necesidad de trabajar en una empresa que me enseñara a ser traductora «de verdad», coger experiencia en la vida real.

Años después, conocí a una traductora francesa que me contó, emocionada, los tres meses que pasó recorriendo China mientras traducía en su portátil. De nuevo, me inundó la fantasía, pero no dejó de ser eso.

Paso a paso

Tras años en la profesión, di el primer paso de la aventura: me hice autónoma. Seguramente fue la crisis de los 30, que llegaba con un año de anticipación, no voy a negarlo. Así que arranqué en 2014 con el primer paso de lo que, para mí, caracteriza la vida de nómada digital: sin horario.

Una vez acostumbrada a la libertad proporcionada por la autonomía de gestionar mi propio trabajo —que, por supuesto, tiene sus dificultades, pero eso da para otro artículo—, empecé a barajar la idea de marcharme de la ciudad donde llevaba toda la vida. Y así di mi segundo paso en la vida de nómada digital: sin oficina fija.

Nuevos comienzos

Comencé mi andadura en California, tierra de sol, donde me acostumbré a lidiar con la diferencia horaria que tenía con mis clientes. Trabajaba cuando más me convenía, pero también pasaba noches pegada al teléfono asegurándome de que nadie me mandaba un correo a las 4 de la mañana. La obsesión por no responder a un correo a los 5 minutos de recibirlo se apoderó de mí. Sentía desconfianza por perder a mis clientes que tanto me había costado conseguir.

Sin embargo, tuve que afrontar la realidad: no podía pasarme la noche atenta al zumbido del correo electrónico, tenía que poner las cosas claras. Así que empecé a contestar a los correos con gran transparencia, avisando de que me encontraba a 9 horas de diferencia y que tardaría un poco en contestar. También, señalaba las grandes ventajas: cuando ellos necesitaban algo de un día para otro, yo todavía tenía todo el día por delante, en lugar de pasarme hasta las tantas de la noche trabajando.

Todo iba sobre ruedas. Hasta que vino la verdadera transición: comencé a viajar de forma permanente.

Nómada digital

En octubre de 2015, cogí la mochila, un portátil y me lancé a la aventura. Primer destino, Tailandia. Llegué sin saber dónde estaba, ni dónde iba, ni qué iba a hacer, pero con las ganas de vivir la vida y ver el mundo entero.

Poco después de aterrizar me di cuenta de que necesitaba una SIM para poder tener el correo siempre conmigo. Me aseguré de que el hostal donde me alojaba tuviera Wi-Fi. Esas son mis dos condiciones en cualquier país: 3G y Wi-Fi.

Viajo con mi pareja, pero yo soy la encargada de elegir los alojamientos porque tengo necesidades para el trabajo. Sin embargo, hay veces que es imposible encontrar algo decente al precio al que lo necesito. Durante el último año, he trabajado en decenas de habitaciones de hotel y otras tantas cafeterías y restaurantes. Muchas veces tengo que trabajar en la cama o en un escritorio cutre. En ocasiones, solo hay Wi-Fi en la recepción o está caído. A veces, la cafetería es tan ruidosa que no me puedo concentrar. He terminado entregas en un minibús dando tumbos de curva en curva por un puerto de montaña.

A Tailandia han seguido 16 países en el último año: Malasia, Camboya, Indonesia, Singapur, Rusia, España, Alemania, Polonia, Francia, Reino Unido, Irlanda, Turquía, Israel, Dinamarca, Estados Unidos y Vietnam. En algunos, pasé 3 meses. Lo que quiere decir que en otros solo he pasado horas o días. He perdido la cuenta de los autobuses, trenes, barcos, taxis y coches que me han transportado. Sé que he volado en más de 20 aviones. He pasado por 3 continentes y he pisado brevemente el hemisferio sur.

Mi vida es de nómada digital, porque tengo en mi firma de correo electrónico la zona horaria en la que estoy para que mis clientes no se vuelvan locos. Porque tengo en mi planificador de trabajo anotados mis vuelos y las zonas horarias, para hacer las entregas a tiempo. Porque sé que el 2 de febrero trabajaré desde Florida y el 18 desde Camboya.

¡Qué vida más maravillosa!

Todo lo anterior puede parecer fácil, divertido, alucinante. Pero solo cumple dos de esas tres condiciones. La vida de nómada digital no es fácil. He aquí una pequeña lista de pros y contras que he redactado:

Pros

  • Ves lugares nuevos
  • Escapas de la rutina
  • No te aburres de la misma oficina
  • Cambias de compañeros de trabajo
  • Hay espacios de co-working en todo el mundo si te hace falta

Contras

  • No existe la rutina
  • El funcionamiento del Wi-Fi no es una constante universal
  • Las mesas de habitaciones y cafeterías no suelen ser cómodas
  • Los espacios de co-working no siempre son de alquiler para uso de un solo día
  • Tienes que trabajar en donde sea: avión, autobús, tren
  • No siempre hay donde cargar el portátil
  • Se vuelve agotador

Para ser nómada digital hay que tener gran disciplina. A veces estás en una playa paradisíaca y te toca quedarte trabajando, o tienes que cancelar tus planes por un nuevo encargo. Es fácil olvidarse de mandar tu currículo a nuevos clientes y estancarse en la mediocridad de tener algunos encargos regulares y nada más.

Hay que encontrar el equilibrio para disfrutar y trabajar. Yo suelo dedicar unas horas del día a trabajar (incluso sábados y domingos) y después salgo a conocer el lugar en el que estoy viviendo. Los días que no tengo trabajo, aprovecho para descansar y hacer algo que me gusta, porque a cambio sé que otro día me quedaré en la habitación trabajando todo el día. Es un intercambio justo y no me cuesta hacerlo ahora que he aprendido que toda moneda tiene dos caras.

Entonces, ¿me hago nómada o no?

Aunque a veces solo puedo decir cosas malas de mi estilo de vida, no lo cambiaría por nada. Es agotador, difícil, incómodo. Hay días en los que estás cansado y solo quieres pasar de todo. Sí. Sin embargo, he visto 17 países en el último año gracias a este estilo de vida. Mira el mapa. ¡17! He conocido gente y lugares increíbles. He trabajado prácticamente todos los días. Pero también me he permitido el tiempo de salir a conocer el planeta.

Es cierto que no es un estilo de vida que encaje con todo el mundo. Me encuentro alejada de familia y amigos, e incluso de compañeros de profesión (no es lo mismo hablar por WhatsApp). Estoy completamente fuera de mi zona de confort y se vuelve muy estresante a ratos. Es un estilo de vida en el que vives con lo mínimo para que viajar sea fácil.

Sin duda, es maravilloso contar con los avances tecnológicos que nos permiten embarcarnos en aventuras como esta. Mi consejo para todo el mundo es: ¡pruébalo y saca tus propias conclusiones!

traductora-jurada-elisa-orellana-tren

Elisa Orellana trabajando en el tren, © Elisa Orellana

traductora-jurada-elisa-orellana-florida-2

© Elisa Orellana

traductora-jurada-elisa-orellana-florida-3

Puedes encontrar a Elisa Orellana Huhn en LinkedIn

Crónica de un intérprete de refugiados: viaje de ida y vuelta

Por Miguel Adame Díaz

Miguel Adame Díaz es traductor e intérprete jurado de árabe especializado en Extranjería, apasionado de la buena música, del buen comer y triatleta en ciernes.

+ info: www.lenatakalam.net

Que la profesión del intérprete se antoja camaleónica es algo de sobra conocido para el que la ejerce. Y que las situaciones a las que nos enfrentamos son variopintas, también.
Cuando hace un año volaba hacia Lesbos, Grecia, para colaborar como intérprete de árabe y asistir a los cientos de refugiados que cada día llegaban a sus costas, me preguntaba en qué momento se había llegado a este punto de no retorno. Y a mi llegada, al entrar a trabajar de lleno en los campos de refugiados, recuerdos de viajes pasados a Siria se agolparon en mi mente: ¿qué sería del conductor de autobús de la línea Damasco-Alepo, del anciano barbero del Barrio damasquino de Souq Saroujah o de la pequeña pensión del centro de Alepo en la que solíamos alojarnos? Gente corriente, gente de a pie que, muy probablemente, también haya huido de una guerra civil que nunca nadie pensó que llegaría a ocurrir, o no al menos de esta forma.

Y, en este ámbito, los casi dos meses que pasé en Lesbos colaborando con Médicos del Mundo resultaron sencillos desde el punto de vista de la interpretación, aunque agotadores teniendo en cuenta la intensidad de cada jornada. Las asistencias consistían en interpretaciones consecutivas árabe<>español/inglés durante las exploraciones médicas a los pacientes en la consulta, en la llegada de los refugiados que en pateras arribaban a las costas griegas y durante el asesoramiento jurídico que distintas oenegés y autoridades ofrecían acerca de los procedimientos existentes para el registro en las oficinas del FRONTEX y las solicitudes de Protección Internacional o asilo en alguno de los países miembros.

La situación, no obstante, ha cambiado y mucho de un año para acá: los refugiados ahora no pueden continuar su viaje hacia Europa central cuando pisan territorio comunitario. A su llegada a Grecia y según su nacionalidad y si viajan solos o en familia, son ubicados en los campos de refugiados rehabilitados a tal efecto y que funcionan como un CIE al uso aquí en España para, posteriormente, ser realojados en cualquier centro del país heleno a la espera de su reubicación en el país al que hubieran solicitado la Protección Internacional.

Por mi parte y ya de vuelta a España, semanalmente asisto como intérprete en las escasas entrevistas de solicitud de Protección Internacional de los escasos refugiados que están siendo reubicados en nuestro país. Los procedimientos administrativos son muy parecidos a los de Grecia y las interpretaciones consecutivas bastante más llevaderas (sin agua ni nieve ni frio de por medio, y con los pies secos…)

Y la vida, que no deja de ser sorprendente, me ha regalado un momento fantástico que le hace a uno recordar que la profesión de intérprete puede llegar a ser, y de hecho es, fascinante: reencontrarte con un refugiado sirio al que hace un año asististe como intérprete en Lesbos y al que aquí vuelves a asistir es, además de casual, un atisbo de esperanza en todo este desastre humanitario, por lo que desde España seguiremos trabajando para recibirlos con la misma dignidad con la que ellos buscan un lugar en el que vivir.

Refugiados, sean bienvenidos.

Los secretos de los documentos escaneados

Si tuviésemos que ponerle nombre a la época en la que vivimos actualmente, probablemente la llamaríamos la Era de las Nuevas Tecnologías. En Júramelo intentamos adecuarnos y adaptarnos a esta era lo máximo posible. De hecho, para hacer las traducciones juradas, solo necesitamos que nos envíen los documentos escaneados. Ya no se necesita tener el papel original en mano. Si hay personas que todavía recelen de este método, os contamos por qué lo hacemos, qué lo hace seguro y también, para los curiosos, cómo se puede hacer.

La magia de las nuevas tecnologías. Imagen de Pixabay

La magia de las nuevas tecnologías. Imagen de Pixabay

Documento escaneado VS documento en papel

Hace ya un tiempo hablamos de la «seguridad» traducir un documento escaneado en vez de uno en papel. Se puede pensar que es más fácil falsificar un documento escaneado que uno en papel, pero eso no es así. Como ya dijimos en su día, hay documentos electrónicos que son más difíciles de falsificar que uno en papel. A nivel de legalidad, tampoco hay ninguna regulación que estipule que solo se puedan traducir los documentos desde la versión en papel.

Un trabajo más ágil

Recibir el documento en versión electrónica aligera muchísimo el proceso de traducción, además de las ventajas que aporta. Por ejemplo, tenemos el «original» en el mismo formato en el que realizaremos la traducción. Lo que puede parecer una tontería, pero no lo es. Es mucho más cómodo, rápido y eficaz.

Así da gusto trabajar. Imagen de Pixabay

Así da gusto trabajar. Imagen de Pixabay

¿Cómo?

Lo decíamos al principio, las tecnologías no paran de evolucionar y cada vez hay más herramientas o recursos que se pueden utilizar para agilizar el trabajo. La más convencional, que puede que conozcáis ya la mayoría, es dividir la pantalla del ordenador en dos, así:

documentos escaneados

¿Cómo se hace automáticamente? Tecleamos, al mismo tiempo, la tecla de inicio ( Win) más la flecha izquierda o la derecha, dependiendo del lado en el que queramos colocar la ventana.

Otra cosa que se puede hacer, es pasar el documento escaneado a Word, con lo que podemos realizar la traducción jurada ahí mismo. Hay un programa (Wondershare PDFelement) que convierte todos los elementos de un documento escaneado en PDF a Word. Una vez que te lo descargas, abres ahí el documento escaneado correspondiente y seleccionas «convertir PDF». Después pulsamos en «Habilitar OCR», seleccionamos Word como formato de salida ¡y listo!

Gracias a estas herramientas, los traductores jurados pueden realizar su labor mejor, ya que se puede ir directamente al grano y centrarse en lo más importante: el contenido del documento.

Esperamos que este artículo os haya resultado útil y, si necesitas una traducción jurada, no dudéis en contactar con nosotros. Puedes pedir las copias que quieras y ¡también en PDF!

Fuentes:

Hoy toca traducir… certificados de matrimonio

Hoy, nuestras sociedades son cada vez más multiculturales e incluso «multinacionales». ¿Por qué? Por el aumento de la inmigración y gracias a la desaparición de cada vez más barreras entre países. En consecuencia, las personas se mezclan, se crean amistades y también parejas. Si alguna de estas parejas quiere casarse también lo hará, probablemente, en el el país de origen del miembro que no es español. O, también,  puede que alguno haya estado casado antes. En cualquier caso, lo más probable es que necesiten que se traduzca su certificado de matrimonio (la traducción jurada, claro). En este artículo te contamos qué es un certificado de matrimonio y para qué sirve.

Boda. Imagen de Kgorz en Pixabay

Boda. Imagen de Kgorz en Pixabay

El certificado de matrimonio

Como cabía esperar, es un documento de estado civil. En él se hace fe del acto del matrimonio y se incluye información al respecto, como el lugar, la fecha y la hora.

Registro. Imagen de Martin Vega en Flickr

Registro. Imagen de Martin Vega en Flickr

Hay varios tipos de certificado de matrimonio. Puede ser «extracto» (que es un resumen de la información que aparece en el Registro Civil o «literal» (la copia íntegra de la inscripción del matrimonio).

Por regla general, lo más común es solicitar el extracto y, a su vez, hay tres tipos diferentes, al igual que en el certificado de nacimiento:

Algo más de papeleo

En principio, una pareja formada por una persona no española y otra nacional se pueden casar sin problema, independientemente de su situación legal. Sin embargo, se tiene que tramitar obligatoriamente un expediente antes de la celebración de la boda. Con este expediente, se pretende comprobar si la pareja tiene capacidad para celebrar el matrimonio.

Cómo no, esto requiere presentar varios documentos.

La persona no española debe presentar:

Certificados:

  • Literal de nacimiento. Legalizado y traducido
  • De soltería (fe de vida) o, en el caso de estar divorciado, certificado de matrimonio con anotación del divorcio. Legalizado y traducido
  • Sobre la necesidad de publicación de edictos, emitido por el consulado del país de origen del ciudadano extranjero en España
  • De inscripción consular emitido por el consulado del país de origen del ciudadano extranjero en España
  • De empadronamiento

Otros:

  • Pasaporte o NIE en vigor.
  • Es opcional, según qué registro: el certificado emitido por el consulado del país de origen del ciudadano extranjero en España que acredite la capacidad para contraer matrimonio.

La persona de nacionalidad española:

  • Certificado literal de nacimiento.
  • Certificado de empadronamiento de los dos últimos años del contrayente español.
  • DNI o pasaporte en vigor.
  • Fe de vida y estado del ciudadano español.
  • En caso de estar divorciado, sentencia de divorcio testimoniada o certificado de matrimonio con anotación marginal de divorcio.

Las traducciones juradas de estos documentos

Ya sea del certificado de matrimonio o de otro tipo de documento, es necesario recurrir a la traducción jurada si no se encuentra en español. Será válida siempre y cuando sean efectuadas por un traductor jurado autorizado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. Otra opción es solicitar un certificado plurilingüe si el país pertenece a los firmantes del Convenio de Viena de 8 de septiembre de 1976.

Papeleo. Imagen de Stevepb en Flickr

Papeleo. Imagen de Stevepb en Flickr

Si no es el caso, siempre puedes recurrir a Júramelo. Aquí puedes presupuesto sin compromiso pulsando aquí:

Consulta el precio de la traducción de tu certificado de matrimonio

Fuentes: