Traducción jurada de la lista de la compra

Hace un tiempo un cliente nos preguntó por la traducción jurada de unos documentos entre los que se incluían la portada de los proyectos de fin de carrera y el resumen de uno de ellos. Y nos surgió la duda de si estos también deberían ser traducción jurada o serían una traducción estándar. Es decir, ¿la traducción jurada es solo para documentos oficiales como un título académico o un certificado de antecedentes penales?

La traducción jurada es una versión igual del mismo documento, pero notarizada, es decir, tiene la misma validez que tuviera el original. Así que normalmente se utiliza para documentos que son una prueba de algo, efectivamente: un título, un certificado…

Pero nada te impide jurar lo que quieras, incluso un post-it con la lista de la compra o el mismo ticket de la compra. Pero en el primer caso, el nuevo documento sería simplemente una lista de la compra en otro idioma (eso sí, con un aspecto muy formal, un A4 sellado con sus firmas y eso), y el segundo sí que sería una prueba de compra en otro idioma y legalmente contaría como un original (por ejemplo, a la hora de devolver algo que hubieras comprado).

En el caso concreto de originales que no vayan firmados ni sellados, no sabemos cuál sería su validez como prueba de algo, y la misma duda puede existir en el caso de que se haga una traducción jurada de ellos.  Pero sí, podemos jurar en otro idioma que compraste una docena de huevos, dos litros de leche y un paquete de bacon.