Traducimos documentos notariales

Hoy hablaremos de la traducción jurada de documentos notariales. Existe infinidad de documentos que firmados y certificados en una notaría. A la hora de que las empresas hagan tratos internacionales, a menudo hace falta una traducción jurada de los mismos.

¿Qué es un documento notarial?

Antes de nada, habría que especificar qué es exactamente un documento notarial. Pues bien, se trata de un documento entregado ante notario. Esto le otorga máxima seguridad jurídica y los jueces y la sociedad en general atribuyen credibilidad absoluta a los hechos o declaraciones que constan en una escritura pública.

Con seguridad jurídica nos referimos a que pueden contar con garantías de autenticidad y no precisan de ningún tipo de comprobación o contraste. Por último, otra característica curiosa sobre este documento es que solo se proporcionan copias. El original se queda en el despacho del notario.

Firmar. Imagen de Pixabay

Firmar. Imagen de Pixabay

¿Hay diferentes tipos de documento notarial?

Sí, de hecho hay bastantes. Sin embargo, todos ellos se engloban en dos grandes grupos: en el de escritura pública o en el de acta notarial.

Una escritura pública es un documento en el que se recogen negocios jurídicos que, por regla general, implican un movimiento de patrimonio. Los siguientes son ejemplos de escritura pública:

  • Testamento
  • Compraventa
  • Constitución de sociedades mercantiles
  • Declaración de herederos abintestato
  • Capitulaciones matrimoniales
  • Préstamo hipotecario

Un acta notarial, en cambio, es un documento que constata hechos o manifestaciones de las partes interesadas. Por ejemplo, quien ha hecho algo lo afirma y comparece ante la otra parte en la fecha y lugar. Por ejemplo:

  • Poder
  • Acta
  • Póliza
  • Protesto

Traducción jurada de documentos notariales

Ya habéis visto que hay una gran cantidad de documentos notariales. Estos no solo se firman entre partes del mismo país, sino que cada vez más se hacen acuerdos entre empresas extranjeras o entre personas que residen en países diferentes. En alguno, o cualquier otro de estos casos, se necesitará una traducción jurada del documento si se necesita que sea válido en los dos países. ¡Llega nuestro momento como traductores jurados!

Es verdad que habrá que documentarse bien sobre el tipo de documento, porque puede que no sea necesario realizar su traducción jurada. O, por el contrario, que hasta necesite ser legalizado.

En algún caso, hasta hemos contado cómo prepararlos para que sean totalmente válidos en más de un país, como ocurre con los poderes de representación para Rusia y España.

Si necesitas una traducción jurada, en Júramelo te podemos ayudar. Pulsando aquí puedes calcular el precio y el plazo para tu traducción jurada:

Nosotros te ayudamos. Imagen de Pixabay

Nosotros te ayudamos. Imagen de Pixabay

Consulta el precio de la traducción de tu documento notarial

Fuentes:

 

Seguimos traduciendo… Hoy: certificado de penales

Pese a que, a primera vista, el término «certificado de penales» suene casi a cárcel, es un documento muy necesario para optar a ciertos puestos de trabajo o, incluso, para poder trabajar en el extranjero. Ahí entramos nosotros. Cada vez es más normal «irse a trabajar fuera» y, aunque solo sea por una temporada, necesitas presentar, junto a tu certificado de penales, su traducción jurada. ¡Atentos, que puede que lo necesitéis!

Alexas fotos. Pixabay.

Alexas fotos. Pixabay.

Certificado de [antecedentes] penales

Este certificado es un documento que acredita la situación de los antecedentes penales de una persona. Acreditar la carencia de antecedentes penales es un requisito imprescindible para muchos trabajos, tanto en España como en otros países. En la siguiente lista encontraréis algunos:

  • Abogados
  • Administradores de Lotería y Casas de Apuestas
  • Agencias encargadas de las adopciones internacionales
  • Auditores
  • Banco de España
  • Bomberos
  • Conductores de taxi
  • Conductores de vehículos de transporte de pasajeros y mercancías
  • Controlador de acceso para actividades recreativas
  • Empleados de Bingo
  • Empleados de casino
  • Funcionarios de prisiones
  • Funcionarios Públicos
  • Jueces
  • Miembros directivos de entidades financieras
  • Notarios
  • Personal de las Cortes Generales
  • Personal del ejército
  • Trabajadores en las áreas de seguridad especial del aeropuerto
  • Personas con contratos con la Administración Pública
  • Policías
  • Seguridad Privada
  • Titular de licencia de comercio de tabaco
  • Veterinarios
Trabajo. Imagen de -Instantes- Kris en Flickr

Trabajo. Imagen de -Instantes- Kris en Flickr

Anteriormente, también era necesario que lo presentaran los maestros y propietarios de entidades educativas privadas, pero la normativa ha cambiado. Ahora, en cambio, es necesario solicitar el Certificado de Delitos de Naturaleza Sexual.

Como decíamos al principio, no solo es necesario para estos puestos de trabajo, sino también para poder trabajar en el extranjero. Además, aquellas personas extranjeras que quieran solicitar el permiso de residencia para España, o incluso la nacionalidad española, necesitan presentar el certificado de penales equivalente de su país de origen.

Modelo del certificado de penales

Modelo del certificado de penales

Personas que lo pueden solicitar

Un poco para reafirmar lo que ya os hemos contado, lo puede solicitar cualquier persona física o jurídica (esta última a través de sus representantes). Si quien lo necesita es un ciudadano de la Unión Europea pero no español, deberá solicitar el certificado de penales en su país de origen.

La traducción jurada del certificado de penales

Al igual que en el caso de otros certificados, si queremos que el de penales sea válido en el extranjero (o en España, en el caso de que esté en un idioma distinto al español), hace falta traducirlo. Asimismo, es muy importante que la Apostilla de la Haya lo legalice.

Desde la Unión Europea ya se están llevando a cabo mejoras para agilizar este tipo de trámites y, probablemente, hayáis oído hablar sobre los certificados plurilingües. Sin embargo, este tipo de certificados aún no abarcan los penales, de momento. Así que hay que optar por la traducción jurada.

Traducción jurada sin complicaciones

Traducción jurada sin complicaciones

En Júramelo ponemos a vuestra disposición casi 700 traductores jurados, certificados por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, para realizar vuestra traducción de penales. Además, desde nuestra página web, puedes consultar sin compromiso el precio y el plazo de la traducción gracias a nuestra calculadora. De este modo, intentaremos que todo sea un poco más fácil.

Aquí os dejamos un enlace:

Traducción jurada del certificado de penales

Fuentes:

 

Traducción jurada de actas de defunción

Últimamente, hemos empezado a escribir sobre los documentos que más se suelen traducir. Después de la partida de nacimiento y el certificado de matrimonio, llega el turno del acta de defunción. Hoy hablamos de las características de este documento y, por la parte que nos toca, de las características y de la utilidad de su traducción jurada. La traducción jurada de este tipo de documentos está muy demandada.

Imagen de Angelo Giordano en Pixabay

Imagen de Angelo Giordano en Pixabay

¿Qué es un acta de defunción?

Se trata de un documento oficial cuya función es certificar el fallecimiento de una persona y lo extiende el Registro Civil. Los datos que aparecen en él son la fecha y la hora en la que ocurrió el fallecimiento.

Atardecer. Imagen de Pixabay.

Atardecer. Imagen de Pixabay.

¿Para qué sirve?

Por regla general, se suele usar para gestionar la preparación del entierro y funeral y otras cuestiones legales, como la pensión o herencias. En concreto, lo más común es que se utilice para llevar a cabo las siguientes acciones:

  • Reclamo de herencias
  • Cobro de seguros de vida o de pensiones
  • Trámite de documentos oficiales
  • Arreglo de bienes no heredados
  • Reclamo de contratos bancarios, cuentas de ahorro e inversiones y liquidaciones de deudas pendientes
Modelo acta de defunción.

Modelo acta de defunción.

¿Cuántos tipos de actas de defunción hay?

Al igual que en el caso de los certificados de nacimiento y matrimonio, las actas tienen diferentes modalidades, la de  «extracto» y la «literal». Lo más común es solicitar el extracto. Los tipos de extracto son las actas ordinarias (castellano), bilingües (en castellano y en la segunda lengua oficial de la Comunidad Autónoma) y plurilingües.

La traducción jurada de las actas de defunción

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, cada vez más gente se muda a otro país para llevar una nueva vida. Puede que a algunos también les toque terminarla allí. Lo que es más, si tenían asuntos legales pendientes en su país de origen, a los trámites de la defunción hay que añadir la traducción jurada de su acta de defunción para evitar problemas de comprensión (si no, se puede solicitar un acta plurilingüe).

Pasa la vida... Imagen de José Luis en Flickr.

Pasa la vida… Imagen de José Luis en Flickr.

Si es tu caso, en Júramelo intentamos hacerte este proceso un poco más fácil gracias a la calculadora de nuestra página web, desde donde puedes consultar el precio y el plazo de la traducción jurada de un acta de defunción. También puedes recibirlo en casa en veinticuatro horas y en PDF si así lo deseas.

Traducción jurada de un acta de defunción

¡No olvides consultar con nosotros en caso de duda!

Fuentes:

Fe de vida… ¿y eso qué es?

Para no perder las buenas costumbres, volvemos a hablar de los documentos que traducimos y de su traducción jurada. El documento elegido esta vez es el certificado de fe de vida. Destapamos los misterios de este certificado para que tengáis toda la información que necesitáis, tanto si solamente vais a solicitar este certificado, como si también necesitáis su traducción jurada. Ya veréis que no es tan complicado. ¡Empezamos!

«Acreditar» vida. Imagen de Pixabay.

Certificado de fe de vida

El certificado de fe de vida y estado es un documento que acredita que una persona está viva. También indica su estado civil. De esto se encarga el Encargado del Registro Civil una vez que la persona interesada se haya presentado allí. Del mismo modo, se puede acreditar con declaración jurada o si se afirma ante notario.

Ante notario. Imagen de Pixabay.

¿Cómo se solicita?

Este tipo de documento solo se puede solicitar de forma presencial. Se rellena el impreso y ya está. Lo puede rellenar la persona interesada pero también un trabajador o trabajadora social.

Bueno, puede que esta no sea la única manera de presentarlo. En los registros que NO estén informatizados sí hay que completarlo a mano. Sin embargo, sí que hay algunos registros algo informatizados. En ellos, se puede rellenar el certificado en la aplicación INFOREG. Se entra en la casilla de estado civil y se imprime (en los folios específicos de las certificaciones informatizadas).

¿Y para qué sirve?

Pasamos a lo práctico. La primera utilidad es que muchos organismos pueden exigirlo (ya sean oficiales o privados). Por tanto, si lo piden, no hay más remedio que solicitarlo, ¿no?

Otras utilidades son:

  • Cobrar pensiones de viudedad
  • Matrimonios civiles
  • Acreditar soltería, viudez o divorcio para subvenciones de vivienda
  • Demostrar estado civil (para otros usos)

Como veis, parece ser que este documento es bastante útil. Ahora falta solucionar otro problema, ¿y si necesitamos presentarlo en el extranjero? ¿Y si mi certificado de fe de vida está en otro idioma distinto del español? Seguid leyendo.

El ciclo de vida. Imagen de Pixabay.

La traducción jurada de los certificados de fe de vida

¡Aquí estamos nosotros! No hay que olvidar que un certificado de fe de vida es un documento oficial. Con lo cual, su traducción, debe ser una traducción jurada.

Así que ya sabéis lo que tenéis que hacer si necesitáis traducir vuestro certificado de fe de vida. Además, podéis contactar con nosotros, Júramelo. Si aún estáis barajando opciones, no os preocupéis, podéis consultar el precio y el plazo de la traducción jurada del certificado de fe de vida ¡sin compromiso!

Pulsa a continuación para ver el precio y el plazo al instante:

Consultar el precio y el plazo de la traducción jurada del certificado de fe de vida

Fuentes:

 

 

Hoy toca traducir… certificados de matrimonio

Hoy, nuestras sociedades son cada vez más multiculturales e incluso «multinacionales». ¿Por qué? Por el aumento de la inmigración y gracias a la desaparición de cada vez más barreras entre países. En consecuencia, las personas se mezclan, se crean amistades y también parejas. Si alguna de estas parejas quiere casarse también lo hará, probablemente, en el el país de origen del miembro que no es español. O, también,  puede que alguno haya estado casado antes. En cualquier caso, lo más probable es que necesiten que se traduzca su certificado de matrimonio (la traducción jurada, claro). En este artículo te contamos qué es un certificado de matrimonio y para qué sirve.

Boda. Imagen de Kgorz en Pixabay

Boda. Imagen de Kgorz en Pixabay

El certificado de matrimonio

Como cabía esperar, es un documento de estado civil. En él se hace fe del acto del matrimonio y se incluye información al respecto, como el lugar, la fecha y la hora.

Registro. Imagen de Martin Vega en Flickr

Registro. Imagen de Martin Vega en Flickr

Hay varios tipos de certificado de matrimonio. Puede ser «extracto» (que es un resumen de la información que aparece en el Registro Civil o «literal» (la copia íntegra de la inscripción del matrimonio).

Por regla general, lo más común es solicitar el extracto y, a su vez, hay tres tipos diferentes, al igual que en el certificado de nacimiento:

Algo más de papeleo

En principio, una pareja formada por una persona no española y otra nacional se pueden casar sin problema, independientemente de su situación legal. Sin embargo, se tiene que tramitar obligatoriamente un expediente antes de la celebración de la boda. Con este expediente, se pretende comprobar si la pareja tiene capacidad para celebrar el matrimonio.

Cómo no, esto requiere presentar varios documentos.

La persona no española debe presentar:

Certificados:

  • Literal de nacimiento. Legalizado y traducido
  • De soltería (fe de vida) o, en el caso de estar divorciado, certificado de matrimonio con anotación del divorcio. Legalizado y traducido
  • Sobre la necesidad de publicación de edictos, emitido por el consulado del país de origen del ciudadano extranjero en España
  • De inscripción consular emitido por el consulado del país de origen del ciudadano extranjero en España
  • De empadronamiento

Otros:

  • Pasaporte o NIE en vigor.
  • Es opcional, según qué registro: el certificado emitido por el consulado del país de origen del ciudadano extranjero en España que acredite la capacidad para contraer matrimonio.

La persona de nacionalidad española:

  • Certificado literal de nacimiento.
  • Certificado de empadronamiento de los dos últimos años del contrayente español.
  • DNI o pasaporte en vigor.
  • Fe de vida y estado del ciudadano español.
  • En caso de estar divorciado, sentencia de divorcio testimoniada o certificado de matrimonio con anotación marginal de divorcio.

Las traducciones juradas de estos documentos

Ya sea del certificado de matrimonio o de otro tipo de documento, es necesario recurrir a la traducción jurada si no se encuentra en español. Será válida siempre y cuando sean efectuadas por un traductor jurado autorizado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. Otra opción es solicitar un certificado plurilingüe si el país pertenece a los firmantes del Convenio de Viena de 8 de septiembre de 1976.

Papeleo. Imagen de Stevepb en Flickr

Papeleo. Imagen de Stevepb en Flickr

Si no es el caso, siempre puedes recurrir a Júramelo. Aquí puedes presupuesto sin compromiso pulsando aquí:

Consulta el precio de la traducción de tu certificado de matrimonio

Fuentes:

Sistemas jurídicos diferentes, ¿cómo se realiza la traducción jurada?

¡Lo prometido es deuda! En el artículo anterior te contamos qué dificultades se suelen encontrar en la traducción jurada cuando los sistemas jurídicos de dos países son muy diferentes. Pero, ¿cómo lo hacemos?, ¿se adapta nuestro documento al sistema legal del país al que lo presentamos?, ¿se mantiene tal cual y esperamos a que la autoridad que lo recibe lo acepte? Si sigues leyendo, te resolveremos estas dudas y otras que puede que ya te hayas planteado.

Soluciones para la traducción jurada en casos de divergencia legal

Soluciones. Imagen extraída de Pixabay

Soluciones. Imagen extraída de Pixabay

Aclaraciones

Uno de los recursos que más se utilizan es añadir una explicación de algo que puede que el lector no entienda o sepa entre corchetes. Algunos ejemplos concretos son:
  • el origen de los topónimos
  • la procedencia de poblaciones
  • los números de identificación de servicios públicos o identidad

Los que leerán el documento en el país de origen no tienen por qué conocer la información anterior. De esta manera, se pueden evitar malentendidos y la lectura del texto se hace más fácil .

También se suele añadir información entre corchetes de los siguientes aspectos de los textos, como bien indica Francisco Javier Casas:
  • Firmas ilegibles de los encargados del Registro Civil
  • Sellos de las instituciones a las que pertenecen

Adaptaciones

Puede que penséis que la traducción jurada no se puede adaptar porque, al fin y al cabo, es un documento oficial. Sin embargo, los traductores, muchas veces, también hacen la función de asesores jurídicos.
¿Esto quiere decir? Que, aunque el lector final de la traducción jurada sea un experto en la materia, probablemente no esté familiarizado con el sistema jurídico del que procede el documento. Puesto que la función del traductor jurado es facilitar la comprensión, este recurso se utiliza a menudo. De esta manera, creará un texto equivalente, que mantendrá la «esencia» del original y salvará las diferencias con el sistema jurídico de origen.
«Mimetismo» Imagen de Carlos Alberto Novelino de Amorim en Flickr

«Mimetismo» Imagen de Carlos Alberto Novelino de Amorim en Flickr

Formato

Hay otros datos que aparecen en los documentos oficiales que, a primera vista, parece que no necesitan traducción. Estos datos son: los nombres propios, la fecha o la dirección postal.

Es verdad que lo que se dice traducir no se traducen, pero en algunos casos si es necesario adaptarlos. Con el nombre propio nos referimos al orden de nombre y apellidos. Estos se colocarán según la forma que adquieren habitualmente en documentos similares el el país de destino. Otra cuestión es el número de apellidos, que también puede ser un poco problemático. Tanto que, como me contó una profesora mía, en E.E.U.U. detuvieron a un hombre por darle un nombre falso a la policía ¡y resulta que simplemente le había dicho su primer apellido! Calma, esto es solo un caso aislado, pero ha ejemplificado muy bien esta situación, ¿verdad?

En cuanto a la fecha, según el país donde se reciba la traducción, deba cambiarse el orden y, en vez de presentar el formato dd/mm/aaaa, se exprese de la siguiente manera: mm/dd/aaaa. Lo mismo pasa con el orden de los datos que aparecen en la dirección postal.

Preparación del documento original

En ciertos casos, sabiendo las diferencias que existen entre los distintos países, se puede redactar el original teniéndolas en cuenta. Si queréis saber a qué nos referimos, tenemos un ejemplo claro en un artículo sobre la traducción jurada del poder notarial ruso.

Por hoy, esto es todo. Esperamos que este artículo os haya resultado de utilidad y, si por casualidad, necesitas una traducción jurada, en Júramelo te prestamos este servicio. Además de que puedes el pedirnos presupuesto de tu traducción jurada sin compromiso.

Consulta el precio de la traducción jurada

Fuentes:

Sistemas jurídicos diferentes, ¿sirve de algo la traducción jurada?

¡Pues claro! Los sistemas jurídicos son diferentes en todos los países y, aún así, realizamos traducciones juradas todos los días. A pesar de que pueda complicarse, sigue siendo posible realizar la traducción jurada de sus documentos. Si quieres saber de que tipo de complicaciones hablamos, sigue leyendo, te lo contamos.

«Barrera abierta...» Imagen de Astrid Alonso en Flickr

«Barrera abierta…» Imagen de Astrid Alonso en Flickr

Dificultades ante la divergencia de sistemas jurídicos

Una de las trabas de la traducción jurada es, por ejemplo, que un documento concreto no exista como tal en el país en el que se va a presentar. Algunos ejemplos de este tipo de textos son:

  • Autorización ante notario de los padres para contraer matrimonio frente a certificado de capacidad nupcial
  • Contrato o acuerdo de matrimonio frente a certificado o acta de matrimonio
  • Acta de repudio frente a demanda de divorcio
  • Licencia de matrimonio

Además, hay que tener en cuenta que los sistemas jurídicos se construyen a raíz de la cultura de cada país, por lo que es imposible que haya dos iguales. Esto influye también a la traducción jurada de sus documentos. Un hecho curioso que se ilustra en el artículo de Roberto Mayoral, es que en una partida de nacimiento paquistaní no incluye el nombre de la madre pero sí los datos relativos a la religión o casta.

Lo que pasa en estas situaciones, sobre todo con el aumento del número de migraciones, es que los países de origen se están modificando los documentos para que incluyan la información necesaria para el país de destino.

¡Cuánto papeleo! Imagen extraída de Pixabay

¡Cuánto papeleo! Imagen extraída de Pixabay

Otro aspecto que suele diferir entre sistemas legales son las «figuras jurídicas», es decir, aquellas realidades que forman parte del sistema de un país pero en otro no.

Podríamos enumerar una larga lista de diferencias, pero como ya os hemos hecho una idea de algunas de las más comunes, pero queda por resolver una cuestión: ¿qué suelen hacer los traductores cuando  pasa esto?

Tendrás que esperar al próximo artículo para saber la respuesta. En él, te contaremos qué solemos hacer los traductores para salvar estas diferencias y cuáles son los recursos que solemos utilizar. Mientras tanto, si necesitas una traducción jurada, en Júramelo te prestamos este servicio. Además de que puedes el pedirnos presupuesto de tu traducción jurada sin compromiso.

Consulta el precio de la traducción jurada de tu certificado de matrimonio

Fuentes:

 

Para traductores jurados: consejos para aplicar la nueva ley

Zeitstempel

Ya hablamos ayer de las novedades en la Orden AEC/2125/2014 que revisa la obtención del título de traductor-intérprete jurado, en este post también mencionaremos algunas sugerencias en torno a los puntos relacionados con las traducciones juradas:

Sello

Según el anexo I, el nuevo sello deberá seguir el siguiente formato:

(NOMBRE Y APELLIDOS)
Traductor-intérprete jurado de idioma (IDIOMA)

N.º (NÚMERO DE T/I JURADO)

No es válida, por ejemplo, la fórmula “Traductor-intérprete jurado de idioma inglés-español”, la forma correcta sería: “Traductor-intérprete jurado de idioma inglés”. Tampoco se especifican detalles sobre el tamaño del sello ni el color de la tinta.

Si bien es cierto que se suprimen los datos de contacto que antes aparecían en el sello, ahora debe incluir el número de traductor-intérprete jurado, dato que se puede consultar en el listado del Ministerio de Asuntos Exteriores. Para los que no conozcan el suyo, escribid vuestro nombre y veréis el número justo a continuación. Esta medida evita el engorro de tener que encargar otro sello cuando cambiamos de domicilio.

Hay un plazo de dos años para renovarlo, basta con enviar el nuevo sello escaneado por correo electrónico a la Oficina de Interpretación de Lenguas.

Carnet

En el anverso figurará la bandera de España, el escudo del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, la denominación “Traductor Intérprete Jurado”, nombre y apellidos, documento de identidad, número de traductor-intérprete jurado, país de nacionalidad, fotografía y una mención del Real Decreto 2002/2009. En el reverso, se mencionarán los idiomas y la fecha de nombramiento de cada uno de ellos.

Hay un plazo de cinco años para cambiarlo, podéis descargar el formulario para solicitar su expedición, sustitución, duplicación o modificación en la web del Ministerio de Asuntos Exteriores. Después de pagar las tasas correspondientes en una entidad bancaria (6,12€), se recomienda enviar el recibo del pago por correo certificado a la Oficina de Interpretación de Lenguas:

OFICINA DE INTERPRETACIÓN DE LENGUAS MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES
Plaza de la Provincia 1
28012 – Madrid

Desafortunadamente, no nos llegará el carnet a nuestro domicilio, tenemos que recogerlo en la Subdelegación del Gobierno.

Fechado

Una de las novedades es la obligación de indicar la fecha en la que realizamos la traducción tanto en la traducción jurada como en la copia del original (hablaremos de ella más adelante). Proponemos dos sugerencias para agilizar esta labor:

  • Hacer una plantilla en Word con la fecha del día en el encabezado o en el pie de página. Se puede personalizar el formato de la fecha en las Herramientas de encabezado y pie de página. Así, sólo tenemos que abrir esta plantilla, seleccionar el número de copias que sea necesario y pasar por la impresora la traducción jurada y la copia del original. Más cómodo todavía: activad la opción “Actualizar automáticamente”.

image001

  • Utilizar un sello fechador como el que vemos en organismos públicos y empresas. Muy vintage.

image003

Formato

Todos hemos oído hablar de historias rocambolescas sobre los requisitos que pueden exigir para la entrega de las traducciones juradas (grapas, encuadernados decimonónicos, con copia del original compulsada por un notario…). El BOE indica:

«A efectos de la comprobación de la autenticidad del original a partir del cual se ha efectuado la traducción, deberá acompañarse copia del mismo, sellado y fechado en todas sus páginas.»

Ojo con la frase: la copia debe incluir nuestro sello y la fecha, pero, ¿y la firma? Después de llamar a la Subdelegación del Gobierno de varias provincias, concluimos que, a juicio de los funcionarios, “es lógico que tengáis que firmar también el original pero no se menciona expresamente”, y nos remiten al correo del Ministerio para traductores-intérpretes jurados. Actualizaremos esta entrada en cuanto obtengamos una respuesta.

Muchos traductores ya adjuntaban una copia del original junto a la traducción, ahora es obligatorio. Y no hay “plazo de adaptación”, como los dos años del sello o los cinco años para el carnet: si vais a entregar una traducción jurada hoy mismo, imprimid también una copia del original. Esto obliga al cliente a facilitar una copia en buena calidad de su documento, un punto a nuestro favor.

Sin embargo, no hace mención alguna sobre cómo se debe adjuntar la copia del original a la traducción, ni si debe ir antes o después de la misma o si se añade como anexo. Desde Júramelo, hicimos hace meses una propuesta para la entrega de una traducción jurada con un original/copia: la traducción jurada iría grapada delante de la copia, pero no de forma que coincidiesen todos los folios, sino que la traducción tenía que estar un poco más abajo que la copia (de forma que sobresalgan los folios del original por encima de la traducción). Así, se puede estampar el sello de forma que se quede repartido entre la copia y la traducción para certificar, de alguna forma, que el original ha estado en nuestras manos. Es más fácil si veis el vídeo. 🙂

Tampoco se hace referencia al tipo de papel (timbrado o no), formato, encuadernado, o la posibilidad de utilizar el Certificado de Firma Digital de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. La APTIJ ha realizado ya alegaciones a este respecto.

Certificación

El nuevo modelo de certificación de traductor jurado es el siguiente:

«Don/Doña ……… (nombre y apellidos), Traductor/a-Intérprete Jurado/a de ……… (idioma) nombrado/a por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, certifica que la que antecede es traducción fiel y completa al ……… (lengua de destino) de un documento redactado en ……… (lengua de origen).
En ……… (lugar), a ……… (fecha)»

Ahora se hace mención expresa a nuestro nombramiento por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. Es la que debe aparecer en todas las traducciones juradas y puede ir acompañada de más fórmulas, una indicación que nos recuerda que, aunque esta certificación se debe traducir si se tiene que presentar en un organismo de otro país, siempre debe aparecer la fórmula en español.

En mi caso, acostumbraba a añadir a las traducciones un encabezado, donde mencionaba el nombramiento. Ahora que aparece por obligación en la certificación del BOE, quedaría así:

«[NOMBRE Y APELLIDOS], Traductor/a Intérprete Jurado/a de lengua [IDIOMA], certifica que la que sigue es traducción fiel y completa al español de [TIPO DE DOCUMENTO] redactado/a en lengua [LENGUA DE ORIGEN]:»

Antes de la fórmula de cierre, también añado otra, también actualizada:

«Esta traducción consta de XX páginas numeradas, fechadas, firmadas y selladas por el/la traductor/a intérprete jurada/o y está registrada bajo el número TIJ_14XXX de su protocolo junto a una copia del documento original, fechado y sellado por el/la traductor/a intérprete jurada/o.»

Estamos abiertos a más preguntas, sugerencias y correcciones. ¡Gracias a todos los que han colaborado y han compartido su experiencia a través de las redes sociales!

Traducción jurada: la nueva ley en 5 titulares

Efectivamente, ha cambiado la legislación que se aplica a la traducción jurada en España. El día 6 de noviembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado esta orden que revisa la obtención del título de Traductor-Intérprete jurado. Entró en vigor el 16 de noviembre de 2014.
Os contamos los cinco puntos clave en titulares, como en el Telediario.

Nueva legislación sobre traducción jurada

  • 1. Ahora es obligatorio adjuntar una copia del original sellada y firmada fechada

Exacto. «A efectos de la comprobación de la autenticidad del original a partir del cual se ha efectuado la traducción, deberá acompañarse copia del mismo, sellado y fechado en todas sus páginas».

  • 2. El sello de traductor jurado no podrá llevar datos de contacto

El modelo de sello que se requiere a partir de ahora para validar las traducciones juradas no contiene la dirección y queda reducido a la mínima expresión. Debe responder al siguiente modelo [sic]:

(NOMBRE Y APELLIDOS)
Traductor/a-Interprete Jurado/a de (IDIOMA)
N.º (NÚMERO DE T/I JURADO)

 

A partir de esta semana, los traductores e intérpretes jurados ya nombrados tendremos dos años para cambiar el sello. 

  • 3. El examen será casi igual, pero tendrá temario para la primera prueba

Para participar en los exámenes no cambian los requisitos. Es preciso ser mayor de edad, de nacionalidad española, de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo, así como tener una titulación superior válida en este nuestro Estado español.

En las convocatorias, ahora se presentará un anexo con las materias del primer examen. Además, se incluye la posibilidad de responder a la convocatoria por vía telemática, así como se establecen las webs del ministerio y de información pública como espacio donde se anunciarán los resultados (www.exteriores.gob.es y 060.es).

El nuevo examen para traductores jurados se compone de tres ejercicios (A, B y C), uno de ellos con tres pruebas. En cada prueba se obtendrá un resultado eliminatorio («apto» / «no apto»):

A) Examen tipo test: gramática y terminología.
B.1) Traducción sin diccionario al castellano.
B.2) Traducción sin diccionario a lengua extranjera.
B.3) Traducción económica/jurídica al castellano, con diccionario (pero no valen los electrónicos [!])
C) Prueba de interpretación consecutiva y entrevista.

  • 4. La declaración jurada ahora especifica que nos nombra el Ministerio

Además, la declaración jurada también ha sido modificada y ahora especifica que la traductora o el traductor en cuestión lo nombra el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. La redacción queda tal que así:

Don/Doña [nombre y apellidos], Traductor/a-Intérprete Jurado/a de [idioma] nombrado/a por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, certifica que la que antecede es traducción fiel y completa al [lengua de destino] de un documento redactado en [lengua de origen].
En [lugar], a [fecha].

Por supuesto, esto no quiere decir en absoluto que los traductores jurados sean ahora funcionarios, trabajen para el Estado, ni nada por el estilo: «no confiere (…)  la condición de funcionario público ni supone el establecimiento de ningún vínculo orgánico ni laboral con la Administración General del Estado».

  • 5. El carné de traductor-intérprete jurado ahora será de plástico y en color (probablemente)

Por último, se actualiza el carné de traductor-intérprete jurado, que dejará de ser una cartulina con una foto y un sello para adaptarse al siguiente modelo (¿os dais cuenta de que el BOE no está en color aún?):

Nuevo carné de traductor-intérprete jurado

Nuevo carné de traductor-intérprete jurado

Los traductores e intérpretes jurados ya nombrados tendremos cinco años para cambiar el carné.

Os recordamos que  podéis encontrar todos los detalles en la «Orden AEC/2125/2014, de 6 de noviembre, por la que se dictan normas sobre los exámenes para la obtención del título de Traductor-Intérprete Jurado».

¿Qué os parece? Nos gustaría saber la opinión de traductores, clientes y demás afectados. Nos encantará leer vuestra opinión en los comentarios.

Júramelo… ¿sirve para algo?

juramelo-chapa

Molar molamos, pero ¿servimos?

Hoy nos ha escrito un cliente comentando que, mirando la lista de traductores jurados del idioma que necesitaba, solo hay tres traductores jurados del mismo en toda España:

… ayer fui al Consulado de [país] en Barcelona y me han proporcionado la lista de traductores jurados de [idioma]… y sólo hay 3 en toda España. Entiendo que vuestra empresa actúa como intermediario.

Y efectivamente, lo somos. Es la típica pregunta que te hace plantearte para qué existes y por qué.

 ¿Qué le hemos dicho? Lo siguiente: 🙂

En tu caso es muy fácil comparar entre las diferentes opciones (¡habiendo tan pocas!). Con nosotros tendrás:

  • Garantía. Nuestra garantía de que si no quedas satisfecho, te devolvemos tu dinero. Así de claro, nos fiamos de nuestros traductores y de nuestra capacidad para gestionar el proyecto y cumplir lo que prometemos.
  • Confidencialidad. Solo el traductor elegido tendrá acceso a tu documento.
  • Comodidad. Sin desplazamientos: no tendrás que desplazarte a entregar los documentos en mano a nadie, ni a recogerlos.
    • Si necesitas que los enviemos a cualquier lugar del mundo, hemos conseguido para ti los precios más competitivos de las empresas de mensajería más fiables y rápidas. Más barato de lo que cuesta cuando pides un envío como particular.
    • Puedes hacer tu pedido en cualquier momento, ¡no hace falta que sea de día en España!
  • Control. Seguimiento a través de Internet de tu pedido. Podrás ver el estado de tu pedido en todo momento, sin tener que llamar o escribir a nadie continuamente para ver cómo va.
    • Te los enviamos por mensajería urgente con código de seguimiento, para que también sepas por dónde van tus documentos mientras están viajando hacia ti.
  • Seguridad. Pago por Internet a través de PayPal o tu tarjeta bancaria (con lo que puedes comprar también a crédito, con las usuales ventajas: pagar a fin de mes, a plazos, como más cómodo te resulte). Sin viajes al banco ni transferencias.
  • Asesoramiento y responsabilidad. Y por último pero no menos importante, un equipo de atención al cliente fantástico… ¡aquí estamos para resolver tus dudas, en español, inglés o francés!

¿Es suficiente? ¿Qué más podríamos aportar?