Los secretos de los documentos escaneados

Si tuviésemos que ponerle nombre a la época en la que vivimos actualmente, probablemente la llamaríamos la Era de las Nuevas Tecnologías. En Júramelo intentamos adecuarnos y adaptarnos a esta era lo máximo posible. De hecho, para hacer las traducciones juradas, solo necesitamos que nos envíen los documentos escaneados. Ya no se necesita tener el papel original en mano. Si hay personas que todavía recelen de este método, os contamos por qué lo hacemos, qué lo hace seguro y también, para los curiosos, cómo se puede hacer.

La magia de las nuevas tecnologías. Imagen de Pixabay

La magia de las nuevas tecnologías. Imagen de Pixabay

Documento escaneado VS documento en papel

Hace ya un tiempo hablamos de la «seguridad» traducir un documento escaneado en vez de uno en papel. Se puede pensar que es más fácil falsificar un documento escaneado que uno en papel, pero eso no es así. Como ya dijimos en su día, hay documentos electrónicos que son más difíciles de falsificar que uno en papel. A nivel de legalidad, tampoco hay ninguna regulación que estipule que solo se puedan traducir los documentos desde la versión en papel.

Un trabajo más ágil

Recibir el documento en versión electrónica aligera muchísimo el proceso de traducción, además de las ventajas que aporta. Por ejemplo, tenemos el «original» en el mismo formato en el que realizaremos la traducción. Lo que puede parecer una tontería, pero no lo es. Es mucho más cómodo, rápido y eficaz.

Así da gusto trabajar. Imagen de Pixabay

Así da gusto trabajar. Imagen de Pixabay

¿Cómo?

Lo decíamos al principio, las tecnologías no paran de evolucionar y cada vez hay más herramientas o recursos que se pueden utilizar para agilizar el trabajo. La más convencional, que puede que conozcáis ya la mayoría, es dividir la pantalla del ordenador en dos, así:

documentos escaneados

¿Cómo se hace automáticamente? Tecleamos, al mismo tiempo, la tecla de inicio ( Win) más la flecha izquierda o la derecha, dependiendo del lado en el que queramos colocar la ventana.

Otra cosa que se puede hacer, es pasar el documento escaneado a Word, con lo que podemos realizar la traducción jurada ahí mismo. Hay un programa (Wondershare PDFelement) que convierte todos los elementos de un documento escaneado en PDF a Word. Una vez que te lo descargas, abres ahí el documento escaneado correspondiente y seleccionas «convertir PDF». Después pulsamos en «Habilitar OCR», seleccionamos Word como formato de salida ¡y listo!

Gracias a estas herramientas, los traductores jurados pueden realizar su labor mejor, ya que se puede ir directamente al grano y centrarse en lo más importante: el contenido del documento.

Esperamos que este artículo os haya resultado útil y, si necesitas una traducción jurada, no dudéis en contactar con nosotros. Puedes pedir las copias que quieras y ¡también en PDF!

Fuentes:

Sistemas jurídicos diferentes, ¿cómo se realiza la traducción jurada?

¡Lo prometido es deuda! En el artículo anterior te contamos qué dificultades se suelen encontrar en la traducción jurada cuando los sistemas jurídicos de dos países son muy diferentes. Pero, ¿cómo lo hacemos?, ¿se adapta nuestro documento al sistema legal del país al que lo presentamos?, ¿se mantiene tal cual y esperamos a que la autoridad que lo recibe lo acepte? Si sigues leyendo, te resolveremos estas dudas y otras que puede que ya te hayas planteado.

Soluciones para la traducción jurada en casos de divergencia legal

Soluciones. Imagen extraída de Pixabay

Soluciones. Imagen extraída de Pixabay

Aclaraciones

Uno de los recursos que más se utilizan es añadir una explicación de algo que puede que el lector no entienda o sepa entre corchetes. Algunos ejemplos concretos son:
  • el origen de los topónimos
  • la procedencia de poblaciones
  • los números de identificación de servicios públicos o identidad

Los que leerán el documento en el país de origen no tienen por qué conocer la información anterior. De esta manera, se pueden evitar malentendidos y la lectura del texto se hace más fácil .

También se suele añadir información entre corchetes de los siguientes aspectos de los textos, como bien indica Francisco Javier Casas:
  • Firmas ilegibles de los encargados del Registro Civil
  • Sellos de las instituciones a las que pertenecen

Adaptaciones

Puede que penséis que la traducción jurada no se puede adaptar porque, al fin y al cabo, es un documento oficial. Sin embargo, los traductores, muchas veces, también hacen la función de asesores jurídicos.
¿Esto quiere decir? Que, aunque el lector final de la traducción jurada sea un experto en la materia, probablemente no esté familiarizado con el sistema jurídico del que procede el documento. Puesto que la función del traductor jurado es facilitar la comprensión, este recurso se utiliza a menudo. De esta manera, creará un texto equivalente, que mantendrá la «esencia» del original y salvará las diferencias con el sistema jurídico de origen.
«Mimetismo» Imagen de Carlos Alberto Novelino de Amorim en Flickr

«Mimetismo» Imagen de Carlos Alberto Novelino de Amorim en Flickr

Formato

Hay otros datos que aparecen en los documentos oficiales que, a primera vista, parece que no necesitan traducción. Estos datos son: los nombres propios, la fecha o la dirección postal.

Es verdad que lo que se dice traducir no se traducen, pero en algunos casos si es necesario adaptarlos. Con el nombre propio nos referimos al orden de nombre y apellidos. Estos se colocarán según la forma que adquieren habitualmente en documentos similares el el país de destino. Otra cuestión es el número de apellidos, que también puede ser un poco problemático. Tanto que, como me contó una profesora mía, en E.E.U.U. detuvieron a un hombre por darle un nombre falso a la policía ¡y resulta que simplemente le había dicho su primer apellido! Calma, esto es solo un caso aislado, pero ha ejemplificado muy bien esta situación, ¿verdad?

En cuanto a la fecha, según el país donde se reciba la traducción, deba cambiarse el orden y, en vez de presentar el formato dd/mm/aaaa, se exprese de la siguiente manera: mm/dd/aaaa. Lo mismo pasa con el orden de los datos que aparecen en la dirección postal.

Preparación del documento original

En ciertos casos, sabiendo las diferencias que existen entre los distintos países, se puede redactar el original teniéndolas en cuenta. Si queréis saber a qué nos referimos, tenemos un ejemplo claro en un artículo sobre la traducción jurada del poder notarial ruso.

Por hoy, esto es todo. Esperamos que este artículo os haya resultado de utilidad y, si por casualidad, necesitas una traducción jurada, en Júramelo te prestamos este servicio. Además de que puedes el pedirnos presupuesto de tu traducción jurada sin compromiso.

Consulta el precio de la traducción jurada

Fuentes:

Sistemas jurídicos diferentes, ¿sirve de algo la traducción jurada?

¡Pues claro! Los sistemas jurídicos son diferentes en todos los países y, aún así, realizamos traducciones juradas todos los días. A pesar de que pueda complicarse, sigue siendo posible realizar la traducción jurada de sus documentos. Si quieres saber de que tipo de complicaciones hablamos, sigue leyendo, te lo contamos.

«Barrera abierta...» Imagen de Astrid Alonso en Flickr

«Barrera abierta…» Imagen de Astrid Alonso en Flickr

Dificultades ante la divergencia de sistemas jurídicos

Una de las trabas de la traducción jurada es, por ejemplo, que un documento concreto no exista como tal en el país en el que se va a presentar. Algunos ejemplos de este tipo de textos son:

  • Autorización ante notario de los padres para contraer matrimonio frente a certificado de capacidad nupcial
  • Contrato o acuerdo de matrimonio frente a certificado o acta de matrimonio
  • Acta de repudio frente a demanda de divorcio
  • Licencia de matrimonio

Además, hay que tener en cuenta que los sistemas jurídicos se construyen a raíz de la cultura de cada país, por lo que es imposible que haya dos iguales. Esto influye también a la traducción jurada de sus documentos. Un hecho curioso que se ilustra en el artículo de Roberto Mayoral, es que en una partida de nacimiento paquistaní no incluye el nombre de la madre pero sí los datos relativos a la religión o casta.

Lo que pasa en estas situaciones, sobre todo con el aumento del número de migraciones, es que los países de origen se están modificando los documentos para que incluyan la información necesaria para el país de destino.

¡Cuánto papeleo! Imagen extraída de Pixabay

¡Cuánto papeleo! Imagen extraída de Pixabay

Otro aspecto que suele diferir entre sistemas legales son las «figuras jurídicas», es decir, aquellas realidades que forman parte del sistema de un país pero en otro no.

Podríamos enumerar una larga lista de diferencias, pero como ya os hemos hecho una idea de algunas de las más comunes, pero queda por resolver una cuestión: ¿qué suelen hacer los traductores cuando  pasa esto?

Tendrás que esperar al próximo artículo para saber la respuesta. En él, te contaremos qué solemos hacer los traductores para salvar estas diferencias y cuáles son los recursos que solemos utilizar. Mientras tanto, si necesitas una traducción jurada, en Júramelo te prestamos este servicio. Además de que puedes el pedirnos presupuesto de tu traducción jurada sin compromiso.

Consulta el precio de la traducción jurada de tu certificado de matrimonio

Fuentes:

 

¡ATENCIÓN! Hay que renovar el sello de traductor jurado en una semana

Como ya escribimos en su día, la Orden AEC/2125/2014 sobre el título de Traductor-Intérprete jurado introdujo una serie de cambios que modificaron algo más que el examen, como, por ejemplo, el formato del sello y del carné del traductor jurado.

El plazo que se estipuló para cambiar el sello era de dos años desde que la ley entrara en vigor (16 de noviembre de 2014), por lo que el lunes 15 de noviembre de 2016 es el último día.

«Deadline» Fecha límite

«Deadline»: fecha límite

Si aún no has cambiado el sello lo puedes hacer esta semana para poder seguir contando con un sello válido.

Formato del sello para las traducciones juradas

Modelo de sello

El sello deberá copiar este formato, tal cual. Un cambio importante para tener en cuenta con respecto al sello anterior es que ya no contiene datos de contacto. En su lugar, hay que incluir el número de Traductor-Intérprete jurado. Si no te lo sabes, se puede consultar buscando tu nombre en el listado del M.A.E.C. (el número aparece al lado).

Citamos la orden:

2. En el sello deberán figurar necesaria y exclusivamente, en castellano y sin adición de ninguna otra mención o símbolo, los siguientes datos:

a) Nombre y apellidos del Traductor/a-Intérprete Jurado/a.

b) Idioma o idiomas para cuya traducción e interpretación ha sido habilitado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

c) Número de Traductor/a-Intérprete Jurado/a.

Diseño del sello

Cuando vimos el modelo de sello, nos preguntamos si su diseño tenía que ser tan sobrio. Esto es lo que hemos podido averiguar al respecto:

  • Se recomienda que la tinta no sea negra (para que se distinga bien que la traducción es la original y no una fotocopia).
  • No se estipula el tipo de fuente: desde Júramelo te aconsejamos que utilices, si quieres, cualquier otra fuente, siempre que sea lo suficientemente formal (como para ponerlo en un documento que se entregará en algún organismo oficial) y ante todo legible.
  • Como máximo adorno, una orla lisa sin leyenda.
  • Hay que tener cuidado porque puede que la Oficina de Interpretación de Lenguas (la encargada de regularlo) lo rechace, como por ejemplo, si la forma es otra distinta a la rectangular.

En cuanto al tamaño no se detalla ninguna información. Podéis encontrar más detalles sobre él en la guía práctica que publicamos cuando la orden entró en vigor.

Formalización del sello ante el Ministerio de Asuntos Exteriores

Os preguntaréis cómo se notifica la la Oficina de Interpretación de Lenguas de que ya lo hemos renovado. ¡No hay que ir allí! ¡Calma! Vale con enviar un correo electrónico a esta dirección con el nuevo sello escaneado y los datos.

¡En un solo click!

¡En un solo click!

Recordatorio: renovación del carné de traductor jurado

El cambio en el formato del sello no fue la única innovación que estipuló la Orden de noviembre de 2014, también se ha cambiado el formato del carné. Te contamos todos los detalles aquí.

carnet_traductor_jurado

A partir del próximo 15 de noviembre quedarán tres años antes de que acabe el plazo. ¡Aún puedes evitar que te pase como con el sello!

En la sede electrónica del M.A.E.C. se encuentra toda la información necesaria para solicitar el nuevo carné. De todas formas, te informamos de que la tasa a pagar es de 6,12 € y se recomienda enviar el recibo a la Oficina de Interpretación de Lenguas por correo certificado a esta dirección:

OFICINA DE INTERPRETACIÓN DE LENGUAS MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES
Plaza de la Provincia 1
28012 – Madrid

Podemos recogerlo a la Delegación del Gobierno más cercana.

Esperamos que te haya resultado de utilidad este post ¡y recuerda que queda una semana!

Prisas. Imagen de Julián Contrera en Flickr

Prisas. Imagen de Julián Contrera en Flickr

Otras fuentes:

Para traductores jurados: consejos para aplicar la nueva ley

Zeitstempel

Ya hablamos ayer de las novedades en la Orden AEC/2125/2014 que revisa la obtención del título de traductor-intérprete jurado, en este post también mencionaremos algunas sugerencias en torno a los puntos relacionados con las traducciones juradas:

Sello

Según el anexo I, el nuevo sello deberá seguir el siguiente formato:

(NOMBRE Y APELLIDOS)
Traductor-intérprete jurado de idioma (IDIOMA)

N.º (NÚMERO DE T/I JURADO)

No es válida, por ejemplo, la fórmula “Traductor-intérprete jurado de idioma inglés-español”, la forma correcta sería: “Traductor-intérprete jurado de idioma inglés”. Tampoco se especifican detalles sobre el tamaño del sello ni el color de la tinta.

Si bien es cierto que se suprimen los datos de contacto que antes aparecían en el sello, ahora debe incluir el número de traductor-intérprete jurado, dato que se puede consultar en el listado del Ministerio de Asuntos Exteriores. Para los que no conozcan el suyo, escribid vuestro nombre y veréis el número justo a continuación. Esta medida evita el engorro de tener que encargar otro sello cuando cambiamos de domicilio.

Hay un plazo de dos años para renovarlo, basta con enviar el nuevo sello escaneado por correo electrónico a la Oficina de Interpretación de Lenguas.

Carnet

En el anverso figurará la bandera de España, el escudo del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, la denominación “Traductor Intérprete Jurado”, nombre y apellidos, documento de identidad, número de traductor-intérprete jurado, país de nacionalidad, fotografía y una mención del Real Decreto 2002/2009. En el reverso, se mencionarán los idiomas y la fecha de nombramiento de cada uno de ellos.

Hay un plazo de cinco años para cambiarlo, podéis descargar el formulario para solicitar su expedición, sustitución, duplicación o modificación en la web del Ministerio de Asuntos Exteriores. Después de pagar las tasas correspondientes en una entidad bancaria (6,12€), se recomienda enviar el recibo del pago por correo certificado a la Oficina de Interpretación de Lenguas:

OFICINA DE INTERPRETACIÓN DE LENGUAS MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES
Plaza de la Provincia 1
28012 – Madrid

Desafortunadamente, no nos llegará el carnet a nuestro domicilio, tenemos que recogerlo en la Subdelegación del Gobierno.

Fechado

Una de las novedades es la obligación de indicar la fecha en la que realizamos la traducción tanto en la traducción jurada como en la copia del original (hablaremos de ella más adelante). Proponemos dos sugerencias para agilizar esta labor:

  • Hacer una plantilla en Word con la fecha del día en el encabezado o en el pie de página. Se puede personalizar el formato de la fecha en las Herramientas de encabezado y pie de página. Así, sólo tenemos que abrir esta plantilla, seleccionar el número de copias que sea necesario y pasar por la impresora la traducción jurada y la copia del original. Más cómodo todavía: activad la opción “Actualizar automáticamente”.

image001

  • Utilizar un sello fechador como el que vemos en organismos públicos y empresas. Muy vintage.

image003

Formato

Todos hemos oído hablar de historias rocambolescas sobre los requisitos que pueden exigir para la entrega de las traducciones juradas (grapas, encuadernados decimonónicos, con copia del original compulsada por un notario…). El BOE indica:

«A efectos de la comprobación de la autenticidad del original a partir del cual se ha efectuado la traducción, deberá acompañarse copia del mismo, sellado y fechado en todas sus páginas.»

Ojo con la frase: la copia debe incluir nuestro sello y la fecha, pero, ¿y la firma? Después de llamar a la Subdelegación del Gobierno de varias provincias, concluimos que, a juicio de los funcionarios, “es lógico que tengáis que firmar también el original pero no se menciona expresamente”, y nos remiten al correo del Ministerio para traductores-intérpretes jurados. Actualizaremos esta entrada en cuanto obtengamos una respuesta.

Muchos traductores ya adjuntaban una copia del original junto a la traducción, ahora es obligatorio. Y no hay “plazo de adaptación”, como los dos años del sello o los cinco años para el carnet: si vais a entregar una traducción jurada hoy mismo, imprimid también una copia del original. Esto obliga al cliente a facilitar una copia en buena calidad de su documento, un punto a nuestro favor.

Sin embargo, no hace mención alguna sobre cómo se debe adjuntar la copia del original a la traducción, ni si debe ir antes o después de la misma o si se añade como anexo. Desde Júramelo, hicimos hace meses una propuesta para la entrega de una traducción jurada con un original/copia: la traducción jurada iría grapada delante de la copia, pero no de forma que coincidiesen todos los folios, sino que la traducción tenía que estar un poco más abajo que la copia (de forma que sobresalgan los folios del original por encima de la traducción). Así, se puede estampar el sello de forma que se quede repartido entre la copia y la traducción para certificar, de alguna forma, que el original ha estado en nuestras manos. Es más fácil si veis el vídeo. 🙂

Tampoco se hace referencia al tipo de papel (timbrado o no), formato, encuadernado, o la posibilidad de utilizar el Certificado de Firma Digital de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. La APTIJ ha realizado ya alegaciones a este respecto.

Certificación

El nuevo modelo de certificación de traductor jurado es el siguiente:

«Don/Doña ……… (nombre y apellidos), Traductor/a-Intérprete Jurado/a de ……… (idioma) nombrado/a por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, certifica que la que antecede es traducción fiel y completa al ……… (lengua de destino) de un documento redactado en ……… (lengua de origen).
En ……… (lugar), a ……… (fecha)»

Ahora se hace mención expresa a nuestro nombramiento por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. Es la que debe aparecer en todas las traducciones juradas y puede ir acompañada de más fórmulas, una indicación que nos recuerda que, aunque esta certificación se debe traducir si se tiene que presentar en un organismo de otro país, siempre debe aparecer la fórmula en español.

En mi caso, acostumbraba a añadir a las traducciones un encabezado, donde mencionaba el nombramiento. Ahora que aparece por obligación en la certificación del BOE, quedaría así:

«[NOMBRE Y APELLIDOS], Traductor/a Intérprete Jurado/a de lengua [IDIOMA], certifica que la que sigue es traducción fiel y completa al español de [TIPO DE DOCUMENTO] redactado/a en lengua [LENGUA DE ORIGEN]:»

Antes de la fórmula de cierre, también añado otra, también actualizada:

«Esta traducción consta de XX páginas numeradas, fechadas, firmadas y selladas por el/la traductor/a intérprete jurada/o y está registrada bajo el número TIJ_14XXX de su protocolo junto a una copia del documento original, fechado y sellado por el/la traductor/a intérprete jurada/o.»

Estamos abiertos a más preguntas, sugerencias y correcciones. ¡Gracias a todos los que han colaborado y han compartido su experiencia a través de las redes sociales!

Traducción jurada: la nueva ley en 5 titulares

Efectivamente, ha cambiado la legislación que se aplica a la traducción jurada en España. El día 6 de noviembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado esta orden que revisa la obtención del título de Traductor-Intérprete jurado. Entró en vigor el 16 de noviembre de 2014.
Os contamos los cinco puntos clave en titulares, como en el Telediario.

Nueva legislación sobre traducción jurada

  • 1. Ahora es obligatorio adjuntar una copia del original sellada y firmada fechada

Exacto. «A efectos de la comprobación de la autenticidad del original a partir del cual se ha efectuado la traducción, deberá acompañarse copia del mismo, sellado y fechado en todas sus páginas».

  • 2. El sello de traductor jurado no podrá llevar datos de contacto

El modelo de sello que se requiere a partir de ahora para validar las traducciones juradas no contiene la dirección y queda reducido a la mínima expresión. Debe responder al siguiente modelo [sic]:

(NOMBRE Y APELLIDOS)
Traductor/a-Interprete Jurado/a de (IDIOMA)
N.º (NÚMERO DE T/I JURADO)

 

A partir de esta semana, los traductores e intérpretes jurados ya nombrados tendremos dos años para cambiar el sello. 

  • 3. El examen será casi igual, pero tendrá temario para la primera prueba

Para participar en los exámenes no cambian los requisitos. Es preciso ser mayor de edad, de nacionalidad española, de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo, así como tener una titulación superior válida en este nuestro Estado español.

En las convocatorias, ahora se presentará un anexo con las materias del primer examen. Además, se incluye la posibilidad de responder a la convocatoria por vía telemática, así como se establecen las webs del ministerio y de información pública como espacio donde se anunciarán los resultados (www.exteriores.gob.es y 060.es).

El nuevo examen para traductores jurados se compone de tres ejercicios (A, B y C), uno de ellos con tres pruebas. En cada prueba se obtendrá un resultado eliminatorio («apto» / «no apto»):

A) Examen tipo test: gramática y terminología.
B.1) Traducción sin diccionario al castellano.
B.2) Traducción sin diccionario a lengua extranjera.
B.3) Traducción económica/jurídica al castellano, con diccionario (pero no valen los electrónicos [!])
C) Prueba de interpretación consecutiva y entrevista.

  • 4. La declaración jurada ahora especifica que nos nombra el Ministerio

Además, la declaración jurada también ha sido modificada y ahora especifica que la traductora o el traductor en cuestión lo nombra el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. La redacción queda tal que así:

Don/Doña [nombre y apellidos], Traductor/a-Intérprete Jurado/a de [idioma] nombrado/a por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, certifica que la que antecede es traducción fiel y completa al [lengua de destino] de un documento redactado en [lengua de origen].
En [lugar], a [fecha].

Por supuesto, esto no quiere decir en absoluto que los traductores jurados sean ahora funcionarios, trabajen para el Estado, ni nada por el estilo: «no confiere (…)  la condición de funcionario público ni supone el establecimiento de ningún vínculo orgánico ni laboral con la Administración General del Estado».

  • 5. El carné de traductor-intérprete jurado ahora será de plástico y en color (probablemente)

Por último, se actualiza el carné de traductor-intérprete jurado, que dejará de ser una cartulina con una foto y un sello para adaptarse al siguiente modelo (¿os dais cuenta de que el BOE no está en color aún?):

Nuevo carné de traductor-intérprete jurado

Nuevo carné de traductor-intérprete jurado

Los traductores e intérpretes jurados ya nombrados tendremos cinco años para cambiar el carné.

Os recordamos que  podéis encontrar todos los detalles en la «Orden AEC/2125/2014, de 6 de noviembre, por la que se dictan normas sobre los exámenes para la obtención del título de Traductor-Intérprete Jurado».

¿Qué os parece? Nos gustaría saber la opinión de traductores, clientes y demás afectados. Nos encantará leer vuestra opinión en los comentarios.

¿Qué es un traductor jurado?

¿En qué se distingue una persona que puede emitir una traducción jurada de otra que no? ¿Quién corrobora la validez del trabajo de una traductora jurada o un traductor jurado?

Traducción jurada lista para firmar y sellar.

Documento original listo para ser traducido, firmado y sellado, con mucho amor.

Partimos de un concepto sencillo: una traductora jurada, o un traductor jurado, es aquella persona que puede certificar una traducción. Se trata de lo más parecido a la figura de notario en materia de traducciones.

Gracias al nombramiento que obtienen del Ministerio de Asuntos Exteriores del Estado Español, las traductoras juradas y los traductores jurados están capacitados para dar fe ante la administración pública de la validez de una traducción de un documento dado. Tan solo la Oficina de Interpretación de Lenguas del Ministerio de Asuntos Exteriores puede revocar la validez de la traducción jurada.

La obtención del nombramiento se alcanza tras cumplir una serie de requisitos, relacionados con su competencia como traductores así como sus conocimientos de materia jurídica. Esos requisitos están detallados en la página del ministerio sobre el examen a traductor jurado, el reconocimiento de méritos y la exención de examen por estudios equivalentes.

En la práctica, las traductoras juradas y los traductores jurados también certifican la validez de una traducción ante otras organizaciones: como una empresa que quiere contratarnos, una universidad en la que queremos estudiar o administraciones públicas que no son la española. Estos casos están apoyados por la tradición, a falta de un marco legal.

¿Queda alguna duda? ¿Más conceptos sobre lo que es un traductor jurado? ¡Manos a los comentarios!

El jurímetro de Júramelo.es: ¿Cuánto cuesta una traducción jurada? Con top 10 de las más demandadas

Cuando entramos en un taxi sabemos que nos cobrarán por una mezcla de distancia y tiempo pero ¿cómo funciona el taxímetro de un traductor jurado?  Hoy os presentamos la primera edición de nuestro Jurímetro, nuestros artículos con cifras sobre la noble tarea de la traducción jurada, preguntándonos cómo se cobra y cuánto cuesta hacer una traducción jurada.

¿Palabras?

¿Y por qué importa cuántas palabras sean? La mayoría de los clientes que compran una traducción jurada lo hacen por primera vez, y se sorprenden de que se cuente el número de palabras. ¿No vale lo mismo el documento si se ha enrollado más o menos el funcionario de turno? Tienen razón en parte, porque tradicionalmente había que volver a traducir todo el documento cada vez, o por lo menos volver a teclearlo (¿cómo vais de mecanografía?).

Cuánto cuesta una traducción jurada - Futuristic taximeter by istanblue78 on deviantart

¿Cuántas palabras suelen tener los documentos de traducción jurada? ¿Cuántos se pueden hacer al día?

No todos los documentos tienen la misma longitud ni todos son iguales, la traducción jurada de una sentencia de divorcio puede tener una página o veinte, dependiendo de cómo haya ido el juicio.

que es cierto que algunos de los documentos que se suelen traducir siguen un modelo muy parecido y por tanto comparten (más o menos) el número de palabras. Gracias a esto podemos organizar nuestro día de traducción jurada calculando las palabras que hacemos por hora.

Top 10 de traducciones juradas más demandadas y su longitud

He aquí los documentos que se suelen traducir en traducción jurada y la media de palabras (este recuento aproximado hay que agradecérselo a los traductores jurados de www.júramelo.es que nos han aportado la información, en especial a la detallada contribución de Damián Pulido Leboeuf).

Os ponemos las más demandadas, ordenadas de más larga a más corta:

  1. Testamento: 2000 (de aquí el dicho: ¿qué escribes, tu testamento?)
  2. Certificado de notas: 1000 (tanto estudiamos…)
  3. Título universitario: 600 ( …para tan pocas palabras luego)
  4. Extracto del libro de familia: 500 palabras
  5. Informe médico: 500
  6. Una partida de nacimiento: alrededor de 400 palabras
  7. Certificado de matrimonio: 400
  8. Acta de defunción: 400
  9. Factura: 200
  10. Certificado de penales: 200

Son medias orientativas, de nuestra experiencia en el último año. Obviamente pueden variar dependiendo del país, el idioma, la fecha del documento (se tiende a la brevedad). Pero más menos 100 palabras, por ahí van.

Traducción jurada: ¿cómo se cuentan las palabras? Taximeter for an iPhone app by Vladimir Popov on Dribbble

En Júramelo, para evitar este follón a los clientes, contamos la traducción por páginas. Estamos buscando financiación para poder contar las palabras online de manera segura, fiable y confidencial.

Mientras tanto, si quieres contar las palabras de un documento:

  1. Escanéalo o hazle una foto, hasta que tengas una imagen o un PDF.
  2. Pásale un programa de reconocimiento. Se llama OCR: Optical Character Recognition (hay programas profesionales como AbbyFineReader, y soluciones que funcionan solo a veces como subirlo a Google Drive).
  3. Abre un procesador de textos como Word y mira en el borde inferior del programa el número de palabras que tiene el documento.

¿Y a vosotros, cómo os salen las cuentas? ¿estáis de acuerdo con nuestras estimaciones? -> Nos comenta Erik Jansen (@translatorErik) en Twitter:

.@juramelo_es @minibego Y luego depende del pais. Un ‘padrón’ español tiene 3x palabras q uno holandés (NL)

Traductores jurados: ¿a qué hay que ponerle la Apostilla de la Haya?

Y como lo prometido es deuda, hoy seguiremos hablando de traducción jurada y  Apostilla de la Haya.  Una duda común entre traductores jurados y clientes es: ¿qué documentos debemos apostillar? ¿antes o después de jurar? (Sí, el verbo apostillar existe).

No todos los documentos que traduce un traductor jurado necesitan la Apostilla.

Apostilla de La Haya

Apostilla de La Haya

Sí llevan la Apostilla: documentos públicos

  • Certificaciones oficiales que se han puesto en documentos privados, o de forma más clara: en una carta de invitación, en un contrato, en escrituras, testamentos, contrato fiduciario…
  • Documentos procedentes de una autoridad o funcionario vinculado a la jurisdicción del Estado, o dicho en cristiano, las partidas de nacimiento, matrimonio y defunción, un acta constitutiva, certificado de antecedentes penales, la adopción, marcas y patentes…
  • Y finalmente, los documentos administrativos: el diploma universitario, documentos de adopción, prueba de soltería…

No queremos decir que todos estos documentos deban apostillarse, estos son los que pueden ir acompañados de una Apostilla. Todo depende de quién te pida el documento y cuales sean sus requisitos.

Para que el documento sea válido internacionalmente hay que apostillarlo primero.

No llevan la Apostilla: documentos no firmados por un funcionario público

Es interesante aclarar también cuáles son los documentos que no necesitan apostilla:

  • documentos que firmen funcionarios diplomáticos o consulares
  • documentos administrativos relacionados con una operación comercial o aduanera
  • justificantes médicos (sí, hemos tenido de eso)
  • facturas (se juran para justificaciones de proyectos, a veces)
  • currículos (no sabemos por qué alguien querría jurar un CV, pero los hay)

Exacto. Como vimos el otro día hablando de traducción jurada y la Apostilla de la Haya, la Apostilla certifica que es un funcionario existente y autorizado del Estado el que firma el documento. Con lo que si el documento no lo firma un funcionario del Estado, no nos sirve de nada la Apostilla. De hecho, no se la podemos poner.

¿Se os ocurre algún otro documento que necesite o no la Apostilla de la Haya? ¿Os han pedido que apostilléis o que hagáis traducción jurada de algún documento gracioso?

Traducción jurada online y en 48h, explicada en 1 minuto de vídeo

¿Buscas un traductor jurado? ¿Necesitas una traducción jurada? ¿Te han pedido una traducción oficial y no sabes dónde ni cómo conseguirla? En Júramelo.es consigues tu presupuesto al instante desde la web, con envío gratis en 48h y garantía total.

¡Te lo explicamos todo en nuestro flamante nuevo vídeo sobre nuestro sistema de traducción jurada online!

Ya lo sabías, pero te recordamos que todos nuestros traductores jurados son traductores oficiales y están acreditados por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.

¿Te interesa? Damos presupuesto al instante, puedes empezar pulsando este botón:

Pedir una traducción jurada online ahora

¿Tienes alguna duda? Escríbenos a info @ juramelo.es, pide información sobre tu traducción jurada con este formulario o llámanos al (+34) 968 521552.

¡Puedes ayudarnos a nosotros y a los tuyos si lo compartes en Facebook o en Twitter escribes… eso, un !

Si quieres recibir nuestro boletín sobre traducción jurada con novedades, ofertas, fiestas y esas cosas, ¡pásanos tu  email! Odiamos el spam y te prometemos que no se lo daremos a nadie:

¿Qué añadiríais o quitaríais del vídeo? ¿Nos lo decís en los comentarios?